Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Vida’


LA NOTA CORTA. “¿CUALES SON LAS RECOMPENSAS PARA EL HOMBRE QUE PRACTICA EL BIEN?”

IMAGEN: REPRESENTACIÓN DE LA SOLIDARIDAD Y GENEROSIDAD…

“LA CIENCIA DEL DERECHO ES UNO DE LOS MECANISMOS CON QUE CUENTA LA SOCIEDAD PARA EL MATENIMIENTO DE LA PAZ Y EL BIEN COMUN”.MEGF. (LUNES 30 DE AGOSTO DE 2010).

LA NOTA CORTA. “¿CUALES SON LAS RECOMPENSAS PARA EL HOMBRE QUE PRACTICA EL BIEN?”

POR PROF. DR. MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.
MARACAIBO. ESTADO ZULIA. REPÚBLICA DE VENEZUELA. AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADA Y PUBLICADA EN LA RED: LUNES 30 DE AGOSTO NDE 2010.

La mayor parte de los estudiosos está de acuerdo en aceptar como un significado plausible y generalizado para definir el bien como: El bien es el valor otorgado a una acción de un individuo, es una inclinación natural a fomentar lo deseable, motivado por una comprensión del entorno, de las personas (por ejemplo a través de un profundo ejercicio de la empatía) y/o de uno/a mismo/a. …

Para algunos es una tarea difícil precisar de una manera categórica e indudable la noción del bien o de la bondad y además contraponerla a la maldad o el mal actuar. La historia nos muestra individuos y personajes que diera la impresión de no haber conocido la bondad, ni tener una mínima idea de su definición, concepto o percepción. Son los personajes que practicaron la maldad, el odio, la estafa, el fraude, la mala fe, la violencia y otras formas de conducta y actitudes extremas y contrarias al ejercicio de la bondad. Esta aseveración quizás no les guste a algunos de los lectores, y hasta la censurarán, contra-argumentando que la cuestión del mal o del bien es relativa históricamente, moralmente y socialmente. Tal vez ejemplificaran diciendo que lo que ayer fue malo hoy es bueno o viceversa. También podrán afirmar que la moral es relativa, tan relativa que hoy es común y aceptado que una mujer pueda libar licor en cualquier sitio, estando sola o acompañada, y que eso mismo era repudiado en el ayer. En cuanto a los valores positivos, éticos, trascendentales y espirituales, también podrán argumentar que ellos han pendulado en la historia de la humanidad y en consecuencia no se puede juzgar a una persona porque tenga valores distintos a los de la mayoría o lo que son practicados por el común de las gentes.

Ante esa andanada de insustanciales vacíos, infelices y poco fundamentados criterios y argumentos, se les debe oponer uno solo que es determinante y fulminante: toda la humanidad obedece a un orden natural, y este orden podrán llamarlo como ellos lo quieran. Para algunos será la naturaleza. Para otros el orden racional. Otro grupo señalará que la humanidad y la sociedad avanzan partiendo de un conjunto de valores y principios que son el resultado de su propia historia. Para nosotros los católicos cristianos toda la humanidad, la sociedad entera, se fundamenta en un conjunto de postulados que poco importa si se objetivan o no, si están escritos o no, si han sido recogidos por las tradiciones orales o no. Esos postulados devienen de un orden natural de las cosas y este orden natural lo estableció nuestro Dios Padre Creador, se encuentra en los mandamientos dados a Moisés, en las instrucciones giradas a los profetas, en los evangelios predicados por el hijo de Dios, nuestro señor Jesucristo, en los diferentes libros que integran nuestra santa Biblia, en las epístolas de los apóstoles de Jesús, en los testimonios inspirados por la palabra de Dios y considerados como parte de esa palabra sagrada. En definitiva el bien y el mal están reseñados en la sagrada escritura. Cada uno de nosotros tiene un mecanismo que le permite saber, precisar y determinar sin mucho esfuerzo lo que es bueno y lo que es malo. Ese mecanismo es el libre albedrío y además contamos con esa vocecita interior que muchos llaman conciencia y que otros la califican como discernimiento, que le ofrece al individuo la capacidad y la elegibilidad del bien o del mal. De esa elección se derivan consecuencias favorables o no, para el individuo que practicó la elección. Si eligió el mal, sabrá a qué atenerse y los efectos nocivos, graves y funestos que tendrá que resistir. Otro tanto ocurrirá con los que hayan practicado el bien y hayan elegido vivir en reconciliación con Dios, cumpliendo sus mandamientos, agradándolo, siendo solidario con los demás, amando al señor por encima de todas las cosas y al prójimo, a si mismo. En este caso las bendiciones, prosperidad, salud y larga vida, son efectos inmediatos que nuestro buen Dios concede a quienes hacen su voluntad y existen para establecer su reino, la justicia, la verdad y la paz.

La palabra de Dios en el libro del Deuteronomio, en su capítulo 28, nos enseña las cosas maravillosas que ocurren al hombre que decidió vivir según la santa voluntad de nuestro señor y practicar la bondad como un aspecto consustancial a su vida. Veamos entonces esas bendiciones:

”1 Si escuchas la voz del Señor, tu Dios, y te empeñas en practicar todos los mandamientos que hoy te prescribo, él te pondrá muy por encima de todas las naciones de la tierra.

2 Y por haber escuchado la voz del Señor, tu Dios, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas bendiciones:

3 Bendito serás en la ciudad y bendito en el campo.

4 Benditos serán el fruto de tus entrañas y el fruto de tu suelo, los partos de tu ganado y las crías de tus vacas y tus ovejas.

5 Bendita será tu canasta y bendito el recipiente donde amasas tu pan.

6 Bendito serás al salir y bendito al entrar.

7 El Señor hará que caigan derrotados todos los enemigos que se alcen contra ti: vendrán a atacarte por un camino y por siete caminos huirán de ti.

8 El Señor ordenará que la bendición esté contigo en tus graneros y en todas tus empresas, y te bendecirá en la tierra que él te da.

9 El Señor hará de ti su pueblo santo, como te lo juró, si cumples sus mandamientos y sigues sus caminos.

10 Entonces todos los pueblos de la tierra verán que tú eres llamado con el nombre del Señor, tu Dios, y te temerán.

11 El Señor te dará sobreabundancia de bienes en el fruto de tus entrañas, en las crías de tu ganado y en los productos de tu suelo, de la tierra que él te da, porque así lo juró a tus padres.

12 Él te abrirá el cielo -su rico tesoro- para proveer de lluvia a tu tierra en el momento oportuno, y para bendecir todos tus trabajos.
Serás acreedor de muchas naciones y deudor de ninguna.

13 El Señor te pondrá al frente, no detrás. Siempre estarás arriba, nunca abajo, con tal que obedezcas los mandamientos del Señor, tu Dios, que hoy te ordeno practicar cuidadosamente, 14 sin apartarte, ni a la derecha ni a la izquierda, de las palabras que hoy te prescribo, y sin ir detrás de otros dioses para servirlos “. (Fragmentos del libro del Deuteronomio, capítulo 28, catholic.net).

IMAGEN: REPRESENTACIÓN DE LA SOLIDARIDAD Y GENEROSIDAD…

“LA CIENCIA DEL DERECHO ES UNO DE LOS MECANISMOS CON QUE CUENTA LA SOCIEDAD PARA EL MATENIMIENTO DE LA PAZ Y EL BIEN COMUN”.MEGF. (LUNES 30 DE AGOSTO DE 2010).

Para citar este artículo: si se tratase del caso ejemplificado

GONZÁLEZ FUENMAYOR,Mervy Enrique Ejercicio del Principio Inquisitivo: ¿Ofrenda a la Ética o a la Justicia?.Maracaibo, Venezuela La Universidad del Zulia. 28-Enero-2009.Disponible en:http://www.inemegf.blogspot.com)

©..DERECHOS RESERVADOS
FORMA Y REQUISITOS EN LA CITA DE ARTICULOS, NOTAS, REFLEXIONES AUTORÍA DE MEGF. REDACTADA EL 01 DICIEMBRE DE 2009.
1.-REQUISITOS DE LA CITA ELECTRÓNICA.
¿Como citar los artículos, reflexiones, notas cortas, oraciones y otros materiales, en su versión electrónica, autoría de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor? Para citar las reflexiones, artículos, notas cortas, oraciones y otras materiales contenidos en los Blogs de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, sírvase colocar la siguiente nota: GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .Título de la publicación. Blog de Dr. Mervy Enrique nombre a mejoran con nosotros González Fuenmayor, o los títulos de alguno de mis otros blogs Año. [En línea]. Puesto en línea el (fecha de publicación). URL: http://mervyster.blogspot.com/…./ Consultado el dia (fecha de consulta)
2.-REQUISITOS DE LA CITA A PARTIR DE LA VERSIÓN IMPRESA O DE AQUELLA QUE SIN HABER SIDO PUBLICA, FORMA PARTE DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES ACADÉMICAS, EDUCATIVAS, CULTURALES O DE LAS DIVERSAS BIBLIOTECAS.
¿ Como citar la versión impresa? Primero.- : datos del autor: GONZALEZ FUENMAYOR( los apellidos del autor todos en mayúsculas) y luego los nombres( solamente la primera letra en mayúscula ) Mervy Enrique. Segundo.- El titulo( entrecomillado y todo en mayúsculas ) del articulo, nota corta, reflexiones, oraciones etc. ejemplo “CUARTILLA A MARACAIBO” .Tercero.- El lugar de publicación o impresión( Ciudad y País ) ejemplo Maracaibo-Venezuela, o Bogotá-Colombia. Cuarto.-La editorial que lo imprimió o diseñó: ejemplo: Vadell Hermanos Editores (la primera letra en mayúscula).Si lo que se va a citar se encuentra presentado a alguna Institución biblioteca d académica, educativa, organizaciones publicas o privada, y/o permanece en alguna(s) biblioteca(s), o acaso ese material a citar no se ha impreso o publicado, entonces se coloca el nombre de esa Institución u Organización, Biblioteca, etc. ejemplo. La Universidad del Zulia, La Organización de Naciones Unidas, Biblioteca Central del Estado Zulia, etc. Quinto.-Se coloca el año de presentación, impresión o publicación. Ejemplo: año 2008. Sexto.-El total de las paginas del artículo, notas, reflexiones etc. el numero de las paginas consultadas .Ejemplo: Articulo de 35 paginas. Consultadas: 28-32.

Publicado por Mervy Enrique Gonzalez Fuenmayor en 6:56 PM

Anuncios

Read Full Post »


SECCIÓN: HÁBLANOS…TE ESCUCHAMOS.(7).“ HACER EL BIEN TE HACE BIEN”.

IMAGEN: LA BONDAD DE DIOS…

“SI EL HOMBRE UTILIZARA MAS SU INTELIGENCIA,COMPRENDERÍA QUE HACER EL BIEN LE HACE MUCHO BIEN”.MEGF.(VIERNES 07 DE MAYO DE 2010)

SECCIÓN: HÁBLANOS…TE ESCUCHAMOS.(7).“ HACER EL BIEN TE HACE BIEN”.
POR PROF.DR.MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.
MARACAIBO.ESTADO ZULIA.REPÚBLICA DE VENEZUELA.AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADA Y PUBLICADA EN LA RED: VIERNES 07 DE MAYO DE 2010
En esta Sección que presentamos a los lectores trataremos de presentarles en breves líneas algún texto bíblico y la aplicación que el mismo podría tener en nuestra vida, en la sociedad y en otros ámbitos. Invocamos el discernimiento y la sabiduría necesaria por la intercesión del Espíritu Santo, para que esta labor se cumpla para la gloria y la honra de Dios.
“Feliz el que se ocupa del débil y del pobre:
el Señor lo librará en el momento del peligro”, (Fragmento del Salmo 41 (40)).
En el diario vivir cada uno de nosotros experimentamos momentos y situaciones que pudieran afectarnos levemente o de forma muy grave. Cuando este nos ocurre, frecuentemente nos vamos por la libre y acudimos a la manida frase: ¿Por que Dios me hizo esto? o tal vez: ¿ Por que me pasa esto a mi ?.Muy pocos asumen la actitud inteligente de revisar sus decisiones, conductas, sentimientos, grado de fe, solidaridad, tolerancia, bondad, justicia de sus actuaciones, niveles de moralidad y agresividad, entre otras formas de proceder. Si esto lo practicáramos con regularidad de seguro comprenderíamos mucho mejor nuestro plan de vida, nuestra misión vital, y la naturaleza celestial de la que estamos formados.
En la palabra de Dios transcrita, el mensaje es muy claro, diáfano y prístino y se relaciona con muchos aspectos, pero de ellos, nos llama la atención: la disposición del ser humano para hacer el bien, porque es categórico que el hombre por el solo hecho de ser una criatura de Dios, posee la santidad, la bondad, la misericordia a caridad y la piedad, que son atributos de nuestro Padre Creador.
Recibe mucha felicidad quien se ocupa del débil, es decir que el ejercicio de la bondad genera recompensas de parte de Dios, y la felicidad es una de ellas. A quien no le gustaría ser feliz ?.También la recibe quien se ocupa del pobre, coincidiendo esto con la palabra de Dios que nos enseña a ser solidarios con los enfermos, con los presos, con los niños, con los ancianos, con las viudas, con los indigentes y con los pobres. Hace algún tiempo escribí un articulo publicado en la web, intitulado “Ser bueno da ganancias” que invito a mis lectores a compartir. Pero la enseñanza del salmo precitado, o mejor, de uno de sus fragmentos, adiciona otra invalorable recompensa: “en el momento de sufrir algún peligro el mismísimo Dios nos librará de ese peligro. Entonces vamos a rectificar nuestros modos de comportarnos, nuestras decisiones, nuestras actitudes, y vistámonos con la indumentaria del hombre nuevo, de la cual habla San Pablo.

IMAGEN: LA BONDAD DE DIOS…

“SI EL HOMBRE UTILIZARA MAS SU INTELIGENCIA,COMPRENDERÍA QUE HACER EL BIEN LE HACE MUCHO BIEN”.MEGF.(VIERNES 07 DE MAYO DE 2010)

Para citar este artículo: si se tratase del caso ejemplificado
GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .El Ejercicio del Principio Inquisitivo: ¿Ofrenda a la Ética o a la Justicia?. Maracaibo, Venezuela La Universidad del Zulia. 28-Enero-2009. Disponible en: http://www.inemegf.blogspot.com)
©..DERECHOS RESERVADOS
FORMA Y REQUISITOS EN LA CITA DE ARTICULOS, NOTAS, REFLEXIONES AUTORÍA DE MEGF. REDACTADA EL 01 DICIEMBRE DE 2009.
1.-REQUISITOS DE LA CITA ELECTRÓNICA.
¿Como citar los artículos, reflexiones, notas cortas, oraciones y otros materiales, en su versión electrónica, autoría de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor? Para citar las reflexiones, artículos, notas cortas, oraciones y otras materiales contenidos en los Blogs de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, sírvase colocar la siguiente nota: GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .Título de la publicación. Blog de Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, o los títulos de alguno de mis otros blogs Año. [En línea]. Puesto en línea el (fecha de publicación). URL: http://mervyster.blogspot.com/…./ Consultado el dia (fecha de consulta)
2.-REQUISITOS DE LA CITA A PARTIR DE LA VERSIÓN IMPRESA O DE AQUELLA QUE SIN HABER SIDO PUBLICA, FORMA PARTE DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES ACADÉMICAS, EDUCATIVAS, CULTURALES O DE LAS DIVERSAS BIBLIOTECAS.
¿ Como citar la versión impresa? Primero.- : datos del autor: GONZALEZ FUENMAYOR( los apellidos del autor todos en mayúsculas) y luego los nombres( solamente la primera letra en mayúscula ) Mervy Enrique. Segundo.- El titulo (entrecomillado y todo en mayúsculas ) del articulo, nota corta, reflexiones, oraciones etc. ejemplo “CUARTILLA A MARACAIBO” .Tercero.- El lugar de publicación o impresión( Ciudad y País ) ejemplo Maracaibo-Venezuela, o Bogotá-Colombia. Cuarto.-La editorial que lo imprimió o diseñó: ejemplo: Vadell Hermanos Editores (la primera letra en mayúscula).Si lo que se va a citar se encuentra presentado a alguna Institución biblioteca d académica, educativa, organizaciones publicas o privada, y/o permanece en alguna(s) biblieca(s), o acaso ese material a citar no se ha impreso o publicado, entonces se coloca el nombre de esa Institución u Organización, Biblioteca, etc. ejemplo. La Universidad del Zulia, La Organización de Naciones Unidas, Biblioteca Central del Estado Zulia, etc. Quinto.-Se coloca el año de presentación, impresión o publicación. Ejemplo: año 2008. Sexto.-El total de las paginas del artículo, notas, reflexiones etc. el numero de las paginas consultadas .Ejemplo: Articulo de 35 paginas. Consultadas: 28-32.

Read Full Post »


Vídeo Reflexivo: “Fuente de agua viva”.

Grabado el miércoles 4 de marzo de 2009.

Trasladado a la red el martes 24 de marzo de 2009.

Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

“Los pueblos del Medio Oriente comprendían y comprenden mejor que nosotros el valor del agua. Además, es un tema tan frecuente en la literatura oriental y en la misma Biblia que ha llegado a convertirse en una realidad de alto simbolismo teológico y espiritual.

Se la señala como fuente y fuerza de vida. Sin ella, la tierra se vuelve un desierto, y los hombres y los animales se ven condenados a una muerte segura. También la Biblia habla de las aguas purificadoras que se utilizan para el uso doméstico, pero, sobre todo, para el culto del templo, donde el rito del baño y las abluciones reciben un significado sagrado.

Bástenos recordar las páginas de la creación, en las primeras líneas del Génesis. Allí el autor sagrado nos describe la obra de Dios Creador y menciona explícitamente la separación de las aguas para dar origen a la vida (Gn 1, 2.6-7). En el paraíso, el Señor Yahvé colocó un manantial de frescas aguas que regaba todo el jardín y lo llenaba de flores y de frutos hermosos (Gn 2, 10). Más tarde, las aguas del diluvio (Gn 7-8) y el paso de los israelitas por el mar Rojo (Ex 14) vinieron a ser como el símbolo del bautismo, que destruyen el pecado y dan origen a una nueva alianza de Dios con el hombre. Y cuando los hebreos estuvieron a punto de morir de sed en el desierto del Sinaí, Dios hizo brotar el agua de la roca en el Horeb (Ex 17, 1-7). Y Yahvé transformó para ellos aquella agua amarga e insalobre de Mará en un agua dulce y deliciosa (Ex 15, 22-27).

También los profetas vieron en el agua un símbolo de vida y como el cumplimiento de las promesas mesiánicas: “Sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación” (Is 12, 3). Isaías repite una y otra vez al pueblo desesperanzado: “Los pobres y los menesterosos buscan el agua y no la hallan; su lengua está seca por la sed. Pero yo, Yahvé, haré brotar manantiales de agua fresca en las alturas peladas y fuentes en medio de los valles.Tornaré el desierto en estanque, y la tierra seca en corrientes de aguas” (Is 41, 17-18; 43, 18-21). “¡Oh vosotros los sedientos, venid a las aguas, aun los que no tenéis dinero!” (Is 55, 1).

Y el río de aguas frescas y medicinales que sale del nuevo templo, del que habla Ezequiel y el Apocalipsis del apóstol Juan, son como otro símbolo de la vida eterna que Dios nos ofrece (Ez 47, 1ss; Ap 22, 1-5).

Debido a la grandes carestías en Palestina, los israelitas hicieron la experiencia de recoger el agua de la lluvia en cisternas; si éstas estaban construidas sobre la roca, el agua se purificaba sola y se volvía fresca y potable. Pero aunque estuviera bien administrada, siempre se agotaba y su falta se convertía en una terrible amenaza. Por eso, un pozo era considerado como un gran tesoro, tanto más si se trataba de una fuente de “agua viva”, como el que dio Jacob a su familia, del que nos habla el Evangelio de hoy.

Aquella mujer samaritana tenía que acudir por necesidad todos los días, como tantísimos otros habitantes del lugar, a aquel pozo para poder saciar su sed, la de sus animales, y transportarla en cántaros a sus casas para sus usos domésticos.

Pero aquel día, de una forma totalmente insospechada, se encuentra con un judío junto al pozo. Y lo más extraño es que le dirige la palabra y le pide de beber. El evangelista tiene la atención de explicarnos que no se trataban los judíos y los samaritanos. Además, no era normal que una mujer le dirigiera la palabra a una mujer extranjera. Pero Jesús, como siempre, no se detiene ante las costumbres o tradiciones humanas cuando está en juego la salvación de las almas. Y, por eso, toma la iniciativa: “Dame de beber”.

La mujer, extrañada, responde a Jesús objetando su situación de mujer y de samaritana. Pero se sorprende aún más al escuchar la respuesta del Señor: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: ‘Dame de beber’, tú le pedirías a Él, y Él te daría a ti agua viva” (Jn 4, 10). ¿Cómo le puede dar agua viva este judío, si ni siquiera es suyo el pozo ni tiene cuerda para sacar el agua? ¿De dónde le puede venir a éste esa “agua viva”? Pero Jesús ya ha tocado su curiosidad. Y ya no parará hasta conquistar completamente la fe y el corazón de aquella mujer para Dios.

“Quien bebe de esta agua volverá a tener sed –prosigue Jesús—, pero el que beba del agua que yo le dé no tendrá jamás sed, pues el agua que yo le dé se hará en él una fuente que salte hasta la vida eterna” (Jn 4, 13-14). ¡Vaya! Esa promesa, si era cierta, sonaba bastante interesante. ¡Así se podría ahorrar tantas fatigas e incomodidades todos los días!… Y desde ahora comienzan a invertirse los papeles. Es ya la mujer la que pasa a pedirle a Jesús que le dé de esa agua.

Pero, ¿cuál era esa agua de la que hablaba Jesús? Ciertamente, Él estaba en otro plano superior. Y la respuesta nos la da el mismo Juan en unos capítulos más adelante de su evangelio: “El último día, el día grande de la fiesta, se detuvo Jesús y gritó, diciendo: ‘Quien tenga sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, torrentes de agua viva brotarán de su seno’. Esto lo dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en Él” (Jn 7, 37-39).

Esa agua es la que brotó del costado traspasado de nuestro Salvador, una vez que “entregó el Espíritu” sobre la cruz: “llegando a Jesús, no le rompieron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó con su lanza el costado, y al instante salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; él sabe que dice la verdad para que vosotros creáis” (Jn 19, 33-35).

Esa agua viva, pues, es el Espíritu Santo, la fe en Jesucristo, la vida eterna y la gracia santificante que brota de su pasión, muerte y resurrección, y que nos comunica a través de los sacramentos de la Iglesia. ¡Acerquémonos a esta fuente de aguas vivas y saciemos nuestra sed con el don que Jesucristo nos ofrece en su Iglesia “.

(Tomado de http://www.catholic.net).

Read Full Post »


La Nota Corta: “El logro de la felicidad: ¿Camino ancho o angosto?”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada parcialmente de su versión original del miércoles 20 de noviembre de 1997.

Publicada en la Red el martes 24 de marzo de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

https://i0.wp.com/www.ison21.es/wp-content/uploads/2007/02/camino.jpg


EL SEÑOR NOS DA ESA POSIBILIDAD cierta y segura de que cumpliendo su palabra y buscando siempre su rostro, encontraremos también la antorcha, el estandarte, que deberá preceder toda nuestra vida, en un mundo convulsionado como el de hoy. Por esas razones, amigos y amigas, debemos dejar la comodidad de nuestra vida cotidiana para asumir la difícil, pero grata tarea a los ojos del Señor, de asumir nuestra cruz y caminar como Jesús caminó con ella, para que nosotros tengamos la oportunidad de obtener la recompensa como dice San Pablo. Caminar y ascender. He aquí que la comodidad es el sepulcro de los ideales. Amamos demasiado las comodidades de la vida y por eso no hacemos nada. Nos cruzamos de brazos en el camino. Porque es más fácil ver ascender, que trabajar por subir. La multitud de los más, no hace más que eso. El esfuerzo constante y tesonero que es el único que rinde su fruto nos fatiga, nos horroriza. Las cuestas y las ascensiones exigen trabajo. Si podemos vivir tan tranquilos en las faldas de los montes, he allí una actitud demasiado cómoda. ¿Por qué exponerse a las asperezas costosas, a los sacrificios pesados y a las inclemencias de los vientos, si se vive tan bien en las tiendas de los valles? ¿Para qué buscar como las águilas, los picachos solitarios, si podemos vivir como los pájaros en bandadas sobre el camino? ¿Para qué, si lo contrario es tan fácil y sobre todo tan cómodo? ¿Por qué lanzarse a los desiertos, tras una tierra prometida, cuando resulta tan llevadera en el Egipto vulgar de nuestra sensualidad? ¿Por qué subir cuando se puede estar abajo? ¿Por qué vivir un ideal cuando es más cómoda la vida ordinaria de las gentes? ¿Será siempre cierto que la comodidad es el gran panteón que devora todos los ideales? Por ello, hermano y hermana, vamos a dejar la comodidad a un lado, vamos a asumir responsablemente nuestras tareas, vamos a tomar la decisión en esta mañana de transformarnos, de buscar del camino que nos conduce hacia la Vida Eterna, hacia el amor, hacia la justicia, hacia el perdón. Hermano y hermana, hoy Cristo te llama, hoy debes atender ese llamado en una comunión personal con Dios. Dios necesita de ti también. Si nosotros vivimos la justicia, la paz y el amor, irán con nosotros la vida, la esperanza, la honradez y la reconciliación, seremos entonces constructores del reino de Dios”.

(Tomado de GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique. Oración: “Caminar y ascender”. SPE/SPI. 2008. Disponible en http://mervyster.blogspot.com).

Read Full Post »


Oración: “Ábreme los oídos al clamor del pueblo”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del miércoles 28 de mayo de 1997.

Trasladada a la red el lunes 02 de marzo de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

https://i0.wp.com/www.geocities.com/belenhuaraz/caridad.jpg


ORACIÓN —

Que te descubra, Señor, en toda señal.

Con esta luz del alba clarea

tu Palabra sobre mí

y siento transparente tu presencia.

Como un esbozo tenue y sin perfil.

La tierra recreada por tu paso

transcribe la alegría de vivir.

Señor sacramentado, en la mañana

¡qué lindo es descubrirte así!

Hazme pan de quien no tiene que comer.

Compasión sin pan no sirve.

Pan sin compasión se seca.

Quiero ser pan amasado

con amor y harina nueva.

Deseo darme a comer

en mantel de limpia mesa.

Parte mi vida, Señor,

y hazla pan de tu cosecha.

Ábreme los oídos al clamor del pueblo.

Abre mis oídos, Señor,

al grito que se levanta

del corazón de los pobres

de esta tierra atribulada.

Hazme percibir su llanto

y el calor de la mañana decida

ser para todos evangelio de esperanza.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —

EN ESTA PLÁTICA AFECTUOSA Y AMOROSA CON EL SEÑOR, le hemos pedido que se haga presente en nosotros para que seamos capaces de oír el clamor del pueblo. Porque al escuchar ese clamor nosotros podemos ser solidarios en las penas y en las dificultades del prójimo y aportar con nuestro esfuerzo lo que se requiera, para buscar soluciones a las situaciones conflictivas que vive nuestro pueblo. Por ello el vehículo principal es esa oración, que constantemente debemos hacer al Señor para que Él dirija nuestros pensamientos, nuestros esfuerzos y nuestras actividades, para lograr la solución de los problemas. Hay un vínculo estrecho entre la oración y la vida. A menudo las vemos distantes. Luego las vemos cercanas y al fin de nuestra carrera debemos verlas como una misma cosa. Orar es vivir y vivir es orar. Hay todavía una cosa que decir sobre la relación Vida-Plegaria. Una cosa importante, divina por ser Jesús quien lo dijo: nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos. Es preciso entonces, hermanos y hermanas, convertir la propia vida en don de sí mismo, desde ese momento se hace oración y por eso debemos conseguir la unidad del ser, penetrando en lo real, en nuestra interioridad, descubriendo el amor que hay en nosotros, por misericordia y gracia de nuestro Señor, para que éste nos dé la fuerza y en un momento determinado poder ofrecerla gratuitamente por el prójimo. Quien se halla en esta actitud de donación está en la línea de la perfección y se torna y invulnerable, es luz. Ser don para Dios y ser don para los hombres, la unidad de estos polos constituye al cristiano, al hombre verdadero, al santo. Hoy es frecuente decir estar disponibles y es un buen comienzo, pero hay que ir más adelante, aún cuando resulte muy difícil y comprometido, hay que hacerse don. El don es algo estable, algo ya ofrecido que no cabe discutir, mientras nos gusta tanto hacerlo. El don es pasivo cuando nosotros somos activos, el don es expresión de amor cuando nos sentimos atraídos por la verdad, debido a que es más fácil y visible y también porque cada uno ve la suya y, como a menudo el que tengo al frente ve otra distinta empiezan los roces. En la separación de la verdad y el amor está la clave de todas las guerras. Por ello, es mejor hacerse don, porque el don es mensajero de la paz, mientras no siempre lo es eso que llaman verdad. Si Jesús se hubiese contentado con ser únicamente verdad, sin hacerse don, estaríamos aún por salvarnos. Si una vez presentada verdad a los hombres no hubiese tenido la aceptación inmediata por parte de ellos nos encontraríamos en el infierno. Justamente cuando nadie le creía ya, cayó y se dejó matar y muriendo se hizo don y nos salvó. Muchos creerán en él, no por lo que nos dijo, sino por lo que ha hecho. Aprendamos de él, como y hasta donde puede exponerse la verdad. Pero sobre todo aprendamos de él cuando nos toque guardar silencio e ir al fondo del amor. No nos pongamos a juzgar en ese trance y sobre todo no causemos daño a nadie. No golpeemos; quien golpea cuando la verdad y el amor no se hayan fusionados en él, yerra los golpes y los resultados son siempre desastrosos. Tanto si se trata de un golpe dado al propio hijo con odio, así como una Bula Pontificia que coloca fuera de la iglesia a una parte del rebaño. Es golpear la verdad. Por ello quien no ama está muerto y la muerte no puede engendrar sino cadáveres, aún cuando vaya cubierta con toda la verdad del cielo y la tierra. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —

AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Oración: “Creo en ti, Dios de la Vida”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del miércoles 04 de junio de 1997.

Trasladada a la red el miércoles 25 de febrero de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).


Fe-en-Jesus.jpg picture by skyeyes_photo

ORACIÓN —

¡Cómo disfruto al escuchar tu Palabra!

Hazme sentir tu gracia, Señor,

al paso de la brisa matinal.

Eres Palabra de hombre

pronunciada con voz de eternidad.

Habla señor.

Quiero escucharte y nada más.

Enséñame a amar.

Labra en mi corazón y mis entrañas

el mandamiento de tus labios.

¡Qué bello es adorarte! ¡oh! Dios.

Lavando los pies a todos los olvidados.

¡Qué lindo es proclamar tu nombre

con gestos de servicio a los demás!

Revélame tu cuerpo en mis hermanos

y que te adore en el amar.

Soy tu imagen, Señor.

En la moneda de mi cuerpo

brilla la imagen de tu rostro.

Soy tuyo. A ti me elevo.

Té eres mi César, mi único Señor.

Toma mi vida entre tus manos.

Haz de mí lo que tú quieras.

Si soy moneda de tu amor,

¿puedo acaso tener mayor riqueza?

Creo en ti, Dios de la Vida.

Yo creo firmemente

que tú eres Dios de amor,

en ti no hay muerte

ni sombra de condenación.

Eres Dios de la luz.

El gozo de mi eterno amanecer.

Eres Dios de la vida,

Pascua Florida de mi salvación.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


¡QUÉ HERMOSO! ¡QUÉ MARAVILLOSO ES PLATICAR CON EL SEÑOR. Es manifestarle al Señor nuestro gozo. Es declararle al Señor nuestra gratitud por el inmenso amor que Él nos dio, nos da y nos dará. Por ello llegamos al punto exacto de todo este hermoso misterio que es la revelación del Él mismo, escondido en los siglos, en Jesús. Jesús, que es la plenitud de los tiempos y la consumación de la obra creadora. Es Jesús el significado profundo de su Pasión y el porqué de la presencia del Espíritu Santo en cada uno de nosotros. Se trata nada menos que de realizar la unión entre la criatura y el creador. Entre el Padre que es Dios y sus hijos que somos nosotros. Y esta unión no es una unión natural, sino una unión vital. El hombre tiene que esforzarse por entrar en la Vida, en la Vida Divina. En aquella definida por Jesús como conocimiento sobre todo. No puedo amar lo que no conozco y Dios que lo sabe mejor que yo, no pudo llamarme a su amor, y menos aún, obligarnos a Él, justamente con el primer mandamiento: AMARÁS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS, sin hacernos posible previamente su conocimiento. Es decir, conocemos al Señor aunque no lo veamos, porque su presencia está en nosotros por siempre y para siempre. Pero no se trata de un conocimiento natural o racional de Dios, ni un conocimiento analógico al que tengo acceso por la razón y el buen sentido. Aquí se trata de ese conocimiento verdadero que nos viene por intermedio de la fe. Es el mismo conocimiento que tendré, cuando rasgado el velo de la fe contemple a Dios, cara a cara, y solamente Dios puede darme este conocimiento, porque solamente Él puede decirme lo que es. Amontonando todos los razonamientos humanos sobre Dios, no lograré elevarme ni siquiera un centímetro sobre mi estatura, pero aceptando su revelación, hermano y hermana, entro de lleno en el misterio, participo en su filiación y vivo en su misma vida. La verdadera dimensión del cristiano es la Vida Divina, que se halla en Él. La verdadera preocupación, amigo y amiga que me lees, es el conocimiento de Dios. Es la preocupación de los cristianos, porque esta preocupación por conocer a Dios nos arrastrará hacia los caminos de amor, de caridad, que tal y como dice San Pablo: es un bien superior a cualquier otro, pues consiste en la presencia de Dios mismo en nosotros ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Oración: “Dame vida con tu Espíritu”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del jueves 31 de julio de 1997.

Trasladada a la red el lunes 05 de febrero de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).


https://i0.wp.com/1.bp.blogspot.com/_66_UrYiiNHw/SIeyqde6tbI/AAAAAAAAAHA/zlIpevbRAzA/s320/Esp%C3%ADrituSanto.jpg

ORACIÓN —

Tú eres mi pan vivo y verdadero.

Quiero con esta luz del día confesarme contigo.

No busco pan, te busco a Ti.

Sin Ti mi corazón marchita.

Sin Ti mis pasos pierden rumbo

y quedan sin frescura mis sentidos.

Dame de comer la carne sacramentada de tu cuerpo.

Tú nos dijiste, “yo soy el pan de la Vida”.

¡Oh Señor, qué fuerza tiene el pan partido por tu mano!

Se desmigaja caliente, sale fuego

y quema el corazón de quien lo come.

Dame, Señor Jesús, tu pan

y lléname del fuego de tu amor.

Dame vida con tu Espíritu.

Tú Espíritu, Señor, es la Vida.

Su aliento reverbera en la aurora

y ordena la armonía de la tierra,

sembrando claridad en cada cosa.

Haz que tu Espíritu, Señor,

cambie mi carne toda

y la vuelva calor de vida,

Pascua tuya y gloriosa.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


ES SENCILLAMENTE HERMOSO ESTAR EN LA PRESENCIA DEL SEÑOR. Es inefable el momento en el cual nos colocamos en su Santa presencia y recibimos ese abrazo amoroso de nuestro Señor Jesucristo en este momento. Le hemos pedido que nos derrame y nos guíe su Espíritu, reconociendo su presencia en el pan como Dios sacramentado. Pero también en este momento debemos pedirle al Señor que nos dé la fuerza suficiente, el discernimiento, la sabiduría, la paz, para que al recibir la enseñanza de la Palabra la comuniquemos a los demás. Cristo, Palabra eterna del Padre, muchas veces le cantamos a nuestro Padre diciendo, tu Palabra, Señor, es la verdad y la luz de mis ojos. Es cierto, la Palabra de Dios es verdad para mi vida y es luz para mi caminar, de modo que no tropiece. Todo lo encuentro en su Palabra, pues ella es Palabra de Vida que me enseña a vivir. Soy feliz porque he recibido el Don de la Palabra, la Palabra regalada. He recibido la revelación de un Dios que no es mudo y que abrió mis oídos para que lo escuchara. Soy feliz porque he recibido el Don de la Palabra y porque no cerré ni mi inteligencia, ni mi corazón a ese don. Pero tú bien lo sabes, Cristo mío, Palabra del Padre, que tu no fuiste Palabra encerrada sino Palabra hablada, Tú eres palabra pronunciada no sólo en el seno de la Divinidad donde resuena desde siempre, sino también Palabra pronunciada en nuestra historia a mis hermanos, a mi tierra, en mi idioma. Tú eres Palabra encarnada para que la comprendiera y la aceptara desde mi carne. Pero tú no te diste sólo para que yo te tuviera, sino que eres el bien común, el bien de todos y para todos, Palabra que suena en medio de la humanidad, Palabra obsequiada al mundo, para que el mundo viva según los signos de esa Palabra: viva y vivificante. Por lo tanto no seré feliz, si sólo te oigo a Ti, si te retengo en mi interior, sino que seré feliz si todos te escuchan. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »

Older Posts »