Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Semana Santa’


Artículo: “Domingo de Resurrección”

Por Alejandro Morales-Loaiza

Redactado y publicado originalmente el domingo 23 de marzo de 2008

Republicado especialmente para “Conversando con Dios” el domingo 12 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia. República de Venezuela. América del Sur.


https://i2.wp.com/www.lds-images.com/images/res_mary.jpg


“Al tercer día resucitó entre los muertos…”

EL DÍA DE HOY, QUERIDO LECTOR, aprovecho de llegar a usted en un tiempo que representa el gozo y la alegría más grande de toda la tradición cristiana: La resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Este suceso brinda el testimonio fiel de la misericordia de Aquel que, preexistiendo divinamente a todo lo creado, se hizo hombre, padeció y murió dentro de la más pura manifestación de amor por los seres humanos; hoy, día en que se conmemora un año más de su triunfo sobre la muerte, nos llama vivamente a seguir su ejemplo con base en nuestra propia Pasión.

Adivinará pronto la vista inteligente que esta reflexión no va a dirigida principalmente a aquellos que en buen aprovechamiento de su tiempo de descanso se dedicaron a la decadencia y la depravación típica de la temporada de Pascua, relegándose a asistir a la Santa Eucaristía por una tradición que quizá vuelva para ellos en el mes de diciembre. Es así que he querido hacer llegar mis letras con mayor énfasis a aquellos que, aún sin saberlo, tuvieron su propia semana de padecimiento y muerte espiritual y que hoy desde las profundidades esperan por una resurrección que les devuelva la tan anhelada paz a su menguada existencia.

Sí, usted que pasó cada momento de esta semana en un permanente ir y venir del pensamiento sobre la vida, la muerte y el porvenir, usted que estuvo dudando sobre si vale o no la pena conmemorar algo que sucedió hace más de dos mil años, usted que en varias oportunidades se dijo “Si existe alguien allá arriba de seguro me odia”, ¿habrá quedado ciego ante su propia Pasión? ¿Continuará de tal modo su preocupación por la existencia terrenal que hará que ignore la esperanza de una resurrección a toda muerte, de un alivio a todo dolor y de un remedio a todo mal? ¡Cuánto nos cuesta asumir las promesas de nuestro Señor Jesucristo en los momentos de crisis!

Ahora le pido que se detenga un momento y reflexione sobre la semana, sobre su propia semana de Pasión, esa semana que quizá duró meses o incluso años, y dígame ¿no merecemos acaso salir del tiempo de tribulación para gozar en Cristo una resurrección espiritual? Analicemos sinceramente y procuremos no engañarnos, ya bien dice mi querido amigo el Doctor Mervy Enrique González Fuenmayor que “también hay quien salta del Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección sin pasar por la Pasión”; están con el resucitado pero no estuvieron con el crucificado, todo dentro del pensamiento humano de evitar a toda costa el sufrimiento. (Seguro estoy que, aunque la salud al Doc le trató duramente en los días precedentes, el día de mañana se reirá conmigo de aquello por lo que pasó).

Si bien mi mensaje clama por que abra usted su espíritu a ataviarse con la vestidura del Hombre Nuevo de la que habló San Pablo dejando atrás los momentos aciagos, procuro en él no despreciar al sufrimiento ni al dolor por considerarles un camino muy necesario a la reconversión cristiana. Tanto como el dolor -biológicamente considerado-, cumple con la función de informarnos de que algo no va bien con nuestro cuerpo, el padecimiento espiritual nos recuerda que debemos retomar las riendas de nuestra vida y hacer ese cambio que, a manera de aliciente o medicina nos cicatrice la herida sangrante que no nos deja continuar con buen pie. Considere lo que sería del ser humano si fuese totalmente incapaz de sentir dolor ¿Cuántos de nosotros no moriríamos de una simple congestión estomacal? Es así que Dios permite que el dolor exista para algo bueno: y esto es para que no muramos en la carrera por alcanzar la vida eterna. Recordando a Cristo en el Evangelio según San Mateo “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? ¿O cuánto podrá pagar el hombre por su vida?” Sería totalmente nuestro el mundo si no tuviésemos dolores ni padecimientos, pero ello nos condenaría a una muerte segura.

Si en algún momento de su vida piensa que la cruz que carga es muy grande, tómela sobre su hombro y condúzcase con la fe que le hará ver que en su tribulación sigue al Maestro, y que todo el que se crucifica con Él, de corazón, como lo hizo el ladrón arrepentido, recibirá una pronta resurrección y la vida eterna. Dése la oportunidad de sufrir, dése la oportunidad de reflexionar, pero dése también la oportunidad de resucitar a través de la misericordia y el perdón.

Finalmente, mi muy querido lector, pido a Dios Padre Todopoderoso, a nuestro Señor Jesucristo, a nuestro Espíritu Santo y con la intercesión de la bienaventurada virgen madre María, que con su bendición nos permitan despertar a la renovación espiritual en la esperanza de la vida eterna. Amén y Amén.

ADDENDUM – Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor.

“Estas reflexiones expresadas por el colega, amigo y dilecto discípulo: abogado Alejandro René Morales Loaiza, constituyen un verdadero aporte a la interpretación correcta del significado de la Semana Mayor, conocida también como Semana Santa. Se explanan en este artículo: “DOMINGO DE RESURRECCIÓN” con profundo y certero tino las diversas aristas de este tiempo de conversión o reconversión —según sea la hipótesis de la persona que se encuentra prisionera de sus disyuntivas, o de la vorágine que genera el mundanal ruido—, y que apuntan hacia una percepción totalmente distinta a la que hoy se tiene del cómo vivir este tiempo, considerado uno de los más importantes, dentro del ritual católico. Felicito al distinguido colega Morales Loaiza por su congruente, acertado —y por demás conforme a las precisiones teológicas—, examen, análisis y conclusiones sobre su apreciación del estado degenerativo en que se encuentra la sociedad actual respecto de los valores tradicionales, trascendentales y más puros del ser humano. Del mismo modo me permito testimoniarle mi felicitación por la claridad con la cual desarrolla los aspectos bíblicos del tema. ¡Avanti caro amico!

Anuncios

Read Full Post »


La Nota Corta: “Semana Santa… non sancta”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Redactada el miércoles 8 de abril de 2009

Publicada en la Red el viernes 10 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

https://i1.wp.com/www.vopus.org/es/images/articles/semana_santa_cristo.jpg


NO PRETENDO SERMONEAR A MIS LECTORES en relación con la manera más apropiada de vivir la Semana Mayor o Semana Santa. Si la interpretación que pudiere atribuirle cualquiera se subsume en la categoría del sermón, es pura coincidencia. Lo que trato a través de esta cortas líneas es simplemente relatar como veo yo de manera particular la conducta asumida por la mayor parte de los habitantes de este país llamado Venezuela, y de gran parte de los países que integran el globo terráqueo, donde se conmemora la Semana más importante Del Año.

En Venezuela este periodo de recogimiento, de reflexión y de reencuentro con la vida, pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, se ha transformado en un verdadero relajo y en la concreción de actividades que transitan por la vía del irrespeto, la vulgaridad, el libertinaje, el abuso, el consumo excesivo de licor, ello sin contar los episodios trágicos en los que se involucra de manera influyente el sexo, el placer, las desviaciones de todo tipo, el consumismo ilimitado, todo impregnado en una atmósfera licenciosa y en la que todos los que participan en aquella quieren satisfacer la realización de alguna actividad, algún deseo o apetencia de diversa naturaleza. No se salvan de esta enfermiza situación ni los ancianos ni los niños.

Podrá usted ver cómo niñitas son vestidas a la usanza de los adultos, con minúsculas prendas y bañadores de esos que suelen llamar hilos dentales. Realmente es una vergüenza tal conducta. Se influye de manera negativa en nuestros niños y desde la infancia se les “enseña” que mostrarse, exhibirse, mostrar la piel desnuda o alguna de sus partes “es normal”. Después vienen los lamentos, cuando se producen actos tan abominables como violaciones de niños, incluyendo la muerte de los mismos. Llegan algunos de estos irresponsables al extremo de culpar a Dios porque permitió que ocurrieran estos lamentables hechos. ¡VAYA CARADURISMO! Desplazamos nuestras culpas hacia Dios, haciéndolo responsable de nuestros errores, de nuestras debilidades, de nuestras transgresiones éticas y morales, en fin, de nuestra desobediencia a los preceptos que nos imponen las Sagradas Escrituras. No entendemos que si caminamos en la oscuridad, la consecuencia es que más temprano que tarde nos golpearemos con los obstáculos de nuestra existencia. En cambio quien camina en la luz nunca tropezará, siempre que se subordine sin límite a la orientación, dirección y protección de Dios.

La Semana Santa es un tiempo de gran reflexión y de acercamiento íntimo a Dios. Muy por el contrario la gente toma esta época del año para “descansar” bebiendo grandes cantidades de alcohol, desplazándose a playas, montañas, lagos, ríos para “disfrutar del asueto” y otros le dan rienda suelta al desenfreno drogándose, participando en actividades sexuales promiscuas y desviadas, como francachelas, ballet rosados, encerronas, orgías etc. Mientras tanto el Redentor, el Mesías, el Hijo de Dios, el Salvador, recibe más ofensas y agravios en esta semana que en cualquier otra del año. ¿Y nosotros? Muy bien ¡Gracias!

Por ello me pregunto: ¿La Semana Mayor es la semana mayor o la mayor semana del libertinaje, de la corrupción corporal, de la comisión de grandes ofensas al Señor o del desenfreno de quienes todavía no han querido tener un encuentro personal con Jesús?

Elevo a Dios Padre, a Dios hijo, a Dios Espíritu Santo, a nuestra virgen Madre María, y a todos los Santos, nos concedan la sabiduría y el discernimiento, para poder llevar una vida en santidad y gracia. Amen y amen…

Read Full Post »