Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘perdón’


ORACIÓN. “MIS ACTITUDES Y ACTOS CON MIS PADRES ME AVERGÚENZAN, VEN EN MI AUXILIO, SEÑOR JESÚS”.

IMAGEN:FAMILIA CRISTIANA…

“QUIEN NO SE COMPORTA COMO BUEN HIJO JAMÁS SERÁ UN BUEN CIUDADANO”.MEGF. (LUNES 09 DE AGOSTO DE 2010).

ORACIÓN. “MIS ACTITUDES Y ACTOS CON MIS PADRES ME AVERGÚENZAN, VEN EN MI AUXILIO, SEÑOR JESÚS”.
POR. PROF. DR. MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.
MARACAIBO. REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADA Y PUBLICADA EN LA RED: LUNES 09 DE AGOSTO DE 2010.

Se observa con mucha frecuencia el deterioro de la familia y de sus valores. Es casi un lugar común presenciar un trato desmedido, inapropiado, irrespetuoso y hasta abusivo de los hijos en relación con sus padres. Esta situación me ha conmovido y por consiguiente, me ha motivado a presentar esta oración con su correspondiente comentario, dedicada a estos seres humanos, a estos individuos, de uno u otro sexo, que sin duda alguna, sufren dolores espirituales y emocionales intensos, graves y desmoralizantes, que hacen de su vida, una sola y gran crisis. Sus dolores son indescriptibles y sus culpas parecieran nunca acabar. Espero en el señor que esta oración sea de gran ayuda para quienes viven en la oscuridad del maltrato, humillación y vejamen a sus padres.

O R A C I Ó N

Señor Jesús mi trato con mis padres no ha sido el mas adecuado , ni el mas respetuoso, ni mucho menos el mas conforme a las enseñanzas que tus nos impartiste. Me he dejado llevar e imponer por los valores, costumbres, comportamientos, irreverencias y ausencias de calificaciones morrales éticas, y celestiales relativas a mis padres. He abusado de mi padre, al recargarle mis obligaciones familiares, al convertirlo en mi mayordomo, en mi sirviente, en mi mensajero, en el cuidador, guardador y custodiador de mis hijos, ello sin salario alguno, y con la agravante de usar su tiempo, para que yo pueda divertirme o realizar otras actividades que en lo particular me hacen feliz, tales como jugar remates de caballos, consumir licor y a veces otras cosas, participar en rumbas, veladas y fiestas de todo tipo, enviar a mi padre como un muchacho mensajero, para que me pague los servicios de mi hogar: electricidad, agua, teléfono, lavandería, pago de cuentas personales, depositar y cobrar mis cheques, hacerme la compra de los víveres para mi casa, mandarlo a lavar los automóviles, tanto el de mi mujer como el mío , llevar a mis hijos a sus colegios incluyendo su traslado a las tareas extraeducacionales: béisbol, básquet, tenis de mesa, futbolito, danzas, etc..Otro tanto acontece conmigo, que no he sabido ser una buena hija, pues me enamoré tempranamente, no terminé mi carrera, me casé y hoy tengo dos hijos, que mi madre aun su avanzada edad o disponiendo de un tiempo que le pertenece para su descanso, pues mucho laboró en su tiempo hábil para ello, sin embargo me los atiende, cuida, alimenta y vigila, mientras yo voy a mis clases de la universidad para obtener, aunque tardíamente y con sacrificio de mis padres, mi título profesional, mientras también, me tomo mi tiempo para descansar, dormir, asistir a las fiestas y reuniones sociales y de otro tipo con mis compañeros de curso, o rumbear, cenar o ir de viaje con mi esposo, si es que todavía lo conservo,y claro está, sin llevarme para el disfrute de esas actividades a mis hijos, quienes siempre estarán mejor con su abuela ( mi madre) lo que a la corta me produce un gran beneficio, toda vez que ese tiempo, podría ganarme un novio para el caso de que esté separada o divorciada de mi esposo.Tambien tengo que reconocer que todavía mi madre me lava y plancha mi ropa, como cuando era una niña, así como las de mis querubines.Esta actitud me ha llevado a pensar seriamente que la misma es reprensible y que necesito cambiar, para lo cual, mí hermano, quien ya confesó en párrafos anteriores su proceder, y mi persona, elevamos nuestra petición de perdón, de arrepentimiento, y de enmienda, respecto de estas conductas deleznables, infamantes y que nos causan gran dolor espíritual.En este momento Señor Jesús, te invocamos y pedimos tu perdón y salvación, al tiempo que nos comprometemos a cumplir las enseñanzas que Dios mismo nos legó y que aleatoriamente transcribimos a continuación:“3 1 Hijos, escúchenme a mí, que soy su padre; hagan lo que les digo, y así se salvarán.2 Porque el Señor quiere que el padre sea respetado por sus hijos y confirmó el derecho de la madre sobre ellos. 3 El que honra a su padre expía sus pecados 4 y el que respeta a su madre es como quien acumula un tesoro. 5 El que honra a su padre encontrará alegría en sus hijos y cuando ore, será escuchado. 6 El que respeta a su padre tendrá larga vida y el que obedece al Señor da tranquilidad a su madre. 7 El que teme al Señor honra a su padre y sirve como a sus dueños a quienes le dieron la vida. 8 Honra a tu padre con obras y de palabra, para que su bendición descienda sobre ti, 9 porque la bendición de un padre afianza la casa de sus hijos, pero la maldición de una madre arranca sus cimientos. 10 No busques tu gloria a costa del deshonor de tu padre, porque su deshonor no es una gloria para ti: 11 la gloria de un hombre proviene del honor de su padre y una madre despreciada es un oprobio para los hijos. 12 Hijo mío, socorre a tu padre en su vejez y no le causes tristeza mientras viva. 13 Aunque pierda su lucidez, sé indulgente con él; no lo desprecies, tú que estás en pleno vigor.14 La ayuda prestada a un padre no caerá en el olvido y te servirá de reparación por tus pecados. 15 Cuando estés en la aflicción, el Señor se acordará de ti, y se disolverán tus pecados como la escarcha con el calor.16 El que abandona a su padre es como un blasfemo y el que irrita a su madre es maldecido por el Señor. (Fragmentos del Libro del Eclesiástico, Capítulo 3, catholic.net).“ 27 Glorifica a tu padre de todo corazón y no olvides los dolores de tu madre; 28 acuérdate que les debes la vida:¿cómo les retribuirás lo que hicieron por ti? (Fragmentos del libro del Eclesiástico, Capítulo 7,catholic.net).

C O M E N T A R I O

( APLICACIÓN A NUESTA VIDA )

Es verdaderamente triste ser testigo de las formas de conducirse de la mayoría de los hijos con relación a sus padres,esos modos de conducta,de actuar,esas actitudes,modos de reaccionar,de obrar, esas actitudes irrespetuosas, irreverentes, vejatorias humillantes,deleznables,abusivas,violentas, hostiles y contrarias a toda enseñanza cristiana.Hoy hay una inversión de funciones, ya la autoridad no reside en los padres sino en los hijos. El concepto de libertad transformado en libertinaje ha traído como consecuencia este esquema de valores. Son los hijos quienes le dirigen instrucciones a los padres y estos por amor a ellos las cumplen sin oponer ningún tipo de obstáculos. Es un espectáculo realmente lamentable observar como los hijos le gritan, ofenden y hasta vejan a sus padres. Los han convertido en sus sirvientes con el pretexto del poco o casi nada alimento o ayuda que les suministran. Dios debe estar realmente preocupado y muy triste y acongojado por esta situación. Nuestro padres merecen todo el respeto, solidaridad, amor y veneración por sus hijos. Pero ¿qué vemos hoy?. Vemos un sector mayoritariamente grande de hijos que no respetan a sus padres, que se valen de ellos para qué les cumplan las obligaciones que particularmente le corresponde cumplir. Utilizan como muletilla y como medio de solución a sus padres , sin importarle que ya ellos cumplieron todos los deberes que la juventud, la adultez y el tiempo de productividad les exigió, y que ahora se merecen por derecho y por justicia, el reposo del guerrero, la tranquilidad, la paz , así como la felicidad y alegría que ofrecen los años dorados y que con sobrada razón les pertenece. En esta oración, en nuestra condición de hijos, le hemos pedido al señor que nos transforme, para qué veamos y valoremos la trascendencia, la proyección y el estatus de nuestro padres, no solamente en la sociedad, si no lo que es más importante, frente a nuestro Dios, para quien ellos ( nuestros padres) significan los cimientos de los nuevos seres humanos que tendrán la gran responsabilidad del conducir el mundo que Dios mismo creó. El propósito de enmienda es importante, el arrepentimiento también lo es, pero el reconocimiento de nuestra falta es determinante para cambiar, para transformarnos, y vestir, como lo dice san Pablo, la indumentaria, el vestido del hombre nuevo. Renovaos por la transformación de nuestra mente, es una exhortación válida para ser mejor persona, mejores padres y mejores hijos. Ánimo, gozo, alegría…

IMAGEN:FAMILIA CRISTIANA…

“QUIEN NO SE COMPORTA COMO BUEN HIJO JAMÁS SERÁ UN BUEN CIUDADANO”.MEGF. (LUNES 09 DE AGOSTO DE 2010).

Para citar este artículo: si se tratase del caso ejemplificado
GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .El Ejercicio del Principio Inquisitivo: ¿Ofrenda a la Ética o a la Justicia?. Maracaibo, Venezuela La Universidad del Zulia. 28-Enero-2009. Disponible en: http://www.inemegf.blogspot.com)
©..DERECHOS RESERVADOS
FORMA Y REQUISITOS EN LA CITA DE ARTICULOS, NOTAS, REFLEXIONES AUTORÍA DE MEGF. REDACTADA EL 01 DICIEMBRE DE 2009.
1.-REQUISITOS DE LA CITA ELECTRÓNICA.
¿Como citar los artículos, reflexiones, notas cortas, oraciones y otros materiales, en su versión electrónica, autoría de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor? Para citar las reflexiones, artículos, notas cortas, oraciones y otras materiales contenidos en los Blogs de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, sírvase colocar la siguiente nota: GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .Título de la publicación. Blog de Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, o los títulos de alguno de mis otros blogs Año. [En línea]. Puesto en línea el (fecha de publicación). URL: http://mervyster.blogspot.com/…./ Consultado el dia (fecha de consulta)
2.-REQUISITOS DE LA CITA A PARTIR DE LA VERSIÓN IMPRESA O DE AQUELLA QUE SIN HABER SIDO PUBLICA, FORMA PARTE DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES ACADÉMICAS, EDUCATIVAS, CULTURALES O DE LAS DIVERSAS BIBLIOTECAS.
¿Como citar la versión impresa? Primero.- : datos del autor: GONZALEZ FUENMAYOR( los apellidos del autor todos en mayúsculas) y luego los nombres( solamente la primera letra en mayúscula ) Mervy Enrique. Segundo.- El titulo( entrecomillado y todo en mayúsculas ) del articulo, nota corta, reflexiones, oraciones etc. ejemplo “CUARTILLA A MARACAIBO” .Tercero.- El lugar de publicación o impresión( Ciudad y País ) ejemplo Maracaibo-Venezuela, o Bogotá-Colombia. Cuarto.-La editorial que lo imprimió o diseñó: ejemplo: Vadell Hermanos Editores (la primera letra en mayúscula).Si lo que se va a citar se encuentra presentado a alguna Institución biblioteca d académica, educativa, organizaciones publicas o privada, y/o permanece en alguna(s) biblioteca(s), o acaso ese material a citar no se ha impreso o publicado, entonces se coloca el nombre de esa Institución u Organización, Biblioteca, etc. ejemplo. La Universidad del Zulia, La Organización de Naciones Unidas, Biblioteca Central del Estado Zulia, etc. Quinto.-Se coloca el año de presentación, impresión o publicación. Ejemplo: año 2008. Sexto.-El total de las paginas del artículo, notas, reflexiones etc. el numero de las paginas consultadas .Ejemplo: Articulo de 35 paginas. Consultadas: 28-32.

Read Full Post »


ORACIÓN. “RECONOZCO MIS FALTAS… TEN PIEDAD DE MI SEÑOR.”

IMAGEN: EL PERDON SE PIDE SINCERAMENTE…

“EQUIVOCARSE ES SIGNO DE HUMANIDAD,NO RECONOCER LOS ERRORES ES EQUIVOCARSE”.MEGF. ( VIERNES 16 DE ABRIL 2010 )

ORACIÓN. “RECONOZCO MIS FALTAS… TEN PIEDAD DE MI SEÑOR.”
POR PROF.DR.MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.
MARACAIBO.ESTADO ZULIA.REPÚBLICA DE VENEZUELA.AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADA Y PUBLICADA EN LA RED: VIERNES 16 DE ABRIL DE 2010.

O R A C I Ó N

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. Por eso, será justa tu sentencia y tu juicio será irreprochable; yo soy culpable desde que nací; pecador me concibió mi madre.( Fragmentos del Capítulo 51: Salmo 51 (50),catholic.net )

C O M E N T A R I O

(APLICACIÓN A NUESTRA VIDA)

Cuando reconocemos nuestros errores, nuestras faltas, nuestras ofensas, sentimos en nuestros niveles internos de conciencia y espiritualidad, una gran paz, esa paz que solamente puede generar la verdad y la verdad nos hace libres. Por el contrario la mentira, el engaño, el fraude, la falsedad y la hipocresía nos hacen esclavos de la maldad y del proceder injusto, inmoral e inhumano. Dios nos ofrece el perdón de cualquier falta, nos concede la oportunidad de enmendarnos, de cambiar nuestras actitudes, de arrojar de nuestra existencia lo impuro, lo deshonesto y toda conducta, pensamiento o convicción reñida con la enseñanza del bien, que nos proporciona la palabra de Dios. Es tiempo de reconocernos culpables, arrepentirnos y no volver a cometer actos que pongan en peligro la vida, bienes espirituales y materiales de los demás y los propios.

IMAGEN: EL PERDON SE PIDE SINCERAMENTE…

“EQUIVOCARSE ES SIGNO DE HUMANIDAD,NO RECONOCER LOS ERRORES ES EQUIVOCARSE”.MEGF. ( VIERNES 16 DE ABRIL 2010 )

Para citar este artículo: si se tratase del caso ejemplificado
GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .El Ejercicio del Principio Inquisitivo: ¿Ofrenda a la Ética o a la Justicia?. Maracaibo, Venezuela La Universidad del Zulia. 28-Enero-2009. Disponible en: http://www.inemegf.blogspot.com)
©..DERECHOS RESERVADOS
FORMA Y REQUISITOS EN LA CITA DE ARTICULOS, NOTAS, REFLEXIONES AUTORÍA DE MEGF. REDACTADA EL 01 DICIEMBRE DE 2009.
1.-REQUISITOS DE LA CITA ELECTRÓNICA.
¿Como citar los artículos, reflexiones, notas cortas, oraciones y otros materiales, en su versión electrónica, autoría de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor? Para citar las reflexiones, artículos, notas cortas, oraciones y otras materiales contenidos en los Blogs de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, sírvase colocar la siguiente nota: GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .Título de la publicación. Blog de Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, o los títulos de alguno de mis otros blogs Año. [En línea]. Puesto en línea el (fecha de publicación). URL: http://mervyster.blogspot.com/…./ Consultado el dia (fecha de consulta)
2.-REQUISITOS DE LA CITA A PARTIR DE LA VERSIÓN IMPRESA O DE AQUELLA QUE SIN HABER SIDO PUBLICA, FORMA PARTE DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES ACADÉMICAS, EDUCATIVAS, CULTURALES O DE LAS DIVERSAS BIBLIOTECAS.
¿ Como citar la versión impresa? Primero.- : datos del autor: GONZALEZ FUENMAYOR( los apellidos del autor todos en mayúsculas) y luego los nombres( solamente la primera letra en mayúscula ) Mervy Enrique. Segundo.- El titulo( entrecomillado y todo en mayúsculas ) del articulo, nota corta, reflexiones, oraciones etc. ejemplo “CUARTILLA A MARACAIBO” .Tercero.- El lugar de publicación o impresión( Ciudad y País ) ejemplo Maracaibo-Venezuela, o Bogotá-Colombia. Cuarto.-La editorial que lo imprimió o diseñó: ejemplo: Vadell Hermanos Editores (la primera letra en mayúscula).Si lo que se va a citar se encuentra presentado a alguna Institución biblioteca d académica, educativa, organizaciones publicas o privada, y/o permanece en alguna(s) biblieca(s), o acaso ese material a citar no se ha impreso o publicado, entonces se coloca el nombre de esa Institución u Organización, Biblioteca, etc. ejemplo. La Universidad del Zulia, La Organización de Naciones Unidas, Biblioteca Central del Estado Zulia, etc. Quinto.-Se coloca el año de presentación, impresión o publicación. Ejemplo: año 2008. Sexto.-El total de las páginas del artículo, notas, reflexiones etc. el numero de las paginas consultadas .Ejemplo: Articulo de 35 paginas. Consultadas: 28-32.

Read Full Post »


LA NOTA CORTA .¿ POR QUE ES TAN DIFICIL CREER QUE PODEMOS TENER OTRA OPORTUNIDAD PARA CAMBIAR Y REHACER NUESTRA VIDA?

IMAGEN: EL ACTO DE MISERICORDIA HUMANO…

“LOS SERES HUMANOS QUE SE ENTREGAN Y NO LUCHAN POR RECOMPONER SU VIDA,LOS SUICIDAS Y OTROS SERES EN ESA CONDICIÓN, LAMENTABLEMENTE OPTAN POR ESA DECISIÓN, POR IGNORAR,O PORQUE CREEN NO MERECER,LA MISERICORDIA Y LA PIEDAD DE DIOS”.MEGF.(LUNES 29 DE MARZO DE 2010)

LA NOTA CORTA .¿ POR QUE ES TAN DIFICIL CREER QUE PODEMOS TENER OTRA OPORTUNIDAD PARA CAMBIAR Y REHACER NUESTRA VIDA?
POR PROF.DR.MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.
MARACAIBO-ESTADO ZULIA-REPÚBLICA DE VENEZUELA-AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADA Y PUBLICADA EN LA RED: LUNES 29 DE MARZO DE 2010.

En principio ha de precisarse lo que debe entenderse por una obra de misericordia, y es más que obvio que, esta se relaciona con cada uno de aquellos actos con que se socorre al necesitado, corporal o espiritualmente. Para nosotros la mayor de parte los seres humanos, por las limitaciones propias de nuestra condición, – – -creemos que la razón estriba en nuestra concepción humana de la culpa, la responsabilidad, y el perdón , distinta a la del Derecho Natural y a la que Dios consagra- – -.asumimos que una vez que incurrimos en errores graves de nuestro proceder, en la toma de decisiones que afecten el patrimonio, la moral o la vida de individuos e instituciones, debemos ser castigados inexorablemente y además, marginados socialmente, sin que se nos permita una nueva oportunidad para enderezar, subsanar u corregir las consecuencias negativas y dañosas de nuestros actos. La buena noticia es que Dios perdona siempre. Ese perdón nos los concedió gratuitamente y sin merecerlo, el sacrificio hecho por el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo en su pasión, crucifixión, muerte y resurrección, en la que venció al pecado, a la muerte y al maligno. El es la reivindicación de Adán y de todos los errores, culpas y pecados, pasados, presentes y futuros de todos los hombres. Al igual que nuestra Virgen Madre María, Madre de Dios y Madre nuestra, es la reivindicación de Eva y de todas las desobediencias y pecados pasados, presentes y futuros de todas las mujeres. Lo que ocurre es que los individuos por su capacidad finita en comparación con la omnisciencia de nuestro Dios Padre creador, limita el perdón y la posibilidad de enmienda ,porque además no cree o ignora la inmensa, grande y potencialmente infinita misericordia de Dios, a través de la cual, ninguna criatura perteneciente a Dios – – – tal como lo somos nosotros – – – se perderá, y en ese sentido Dios ha dado, orden a sus ángeles para que guarden nuestros caminos y nuestra alma. De modo que no importa cual es tu pecado o su gravedad. Si tu crees en nuestro Señor Jesucristo, si acudes al sacramento de la reconciliación o confesión de tus pecados, en la forma ritual que nuestra Santa Iglesia Católica lo consagra o en otra manera que Dios acepte, si tu manifiestas de corazón tu arrepentimiento y el propósito de enmienda, ciertamente, tal y como lo confirma la palabra de Dios, tu serás perdonado y el señor olvidará definitiva y absolutamente tales pecados. Cuando Dios en su infinita misericordia, perdona, lo hace para siempre y cancela, destruyendo simultáneamente, la factura de nuestros actos malignos, dañinos y pecaminosos. La misericordia, en un plano si se quiere terrenal debemos conceptuarla como una virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los trabajos y miserias ajenos. Desde el punto de vista divina ha de entenderse por misericordia como un atributo de Dios, en cuya virtud perdona los pecados y miserias de sus criaturas.
De seguidas, con la aquiescencia de mis lectores, les dejo este texto bíblico que pudiera servirnos para comprender la misericordia de Dios y par que efectivamente retorne a nosotros la esperanza y la alegría de saber que Dios nos ama, que El no es un carcelero ordenado para causarnos daño, sino mas bien un Ser amoroso, caritativo, piadoso, perdonador, tolerante, justo, pero fundamentalmente misericordioso. Así que, tengamos mucho ánimo, esperanzas y confianza en la acción sanadora, perdonadora y salvífica de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espirita Santo.
Deleitémonos pues con esta hermosa palabra inspirada de Dios:

Alabanza y súplica a la misericordia de Dios

Tu misericordia, Señor, llega hasta el cielo, tu fidelidad hasta las nubes. Tu justicia es como las altas montañas, tus juicios, como un océano inmenso. Tú socorres a los hombres y a las bestias:¡qué inapreciable es tu misericordia, Señor! Por eso los hombres se refugian a la sombra de tus alas. Se sacian con la abundancia de tu casa, les das de beber del torrente de tus delicias. En ti está la fuente de la vida, y por tu luz vemos la luz. Extiende tu gracia sobre los que te reconocen, y tu justicia sobre los rectos de corazón. ¡Que el pie del orgulloso no me alcance ni me derribe la mano del malvado! Miren cómo cayeron los malhechores: fueron derribados, y ya no podrán levantarse. (Fragmentos del salmo 36(35), catholic.net.)

IMAGEN: EL ACTO DE MISERICORDIA HUMANO…

“LOS SERES HUMANOS QUE SE ENTREGAN Y NO LUCHAN POR RECOMPONER SU VIDA,LOS SUICIDAS Y OTROS SERES EN ESA CONDICIÓN, LAMENTABLEMENTE OPTAN POR ESA DECISIÓN, POR IGNORAR,O PORQUE CREEN NO MERECER,LA MISERICORDIA Y LA PIEDAD DE DIOS”.MEGF.(LUNES 29 DE MARZO DE 2010)

Para citar este artículo: si se tratase del caso ejemplificado
GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .El Ejercicio del Principio Inquisitivo: ¿Ofrenda a la Ética o a la Justicia? Maracaibo, Venezuela La Universidad del Zulia. 28-Enero-2009. Disponible en: http://www.inemegf.blogspot.com)
©..DERECHOS RESERVADOS
FORMA Y REQUISITOS EN LA CITA DE ARTICULOS, NOTAS, REFLEXIONES AUTORÍA DE MEGF. REDACTADA EL 01 DICIEMBRE DE 2009.
1.-REQUISITOS DE LA CITA ELECTRÓNICA.
¿Como citar los artículos, reflexiones, notas cortas, oraciones y otros materiales, en su versión electrónica, autoría de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor? Para citar las reflexiones, artículos, notas cortas, oraciones y otras materiales contenidos en los Blogs de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, sírvase colocar la siguiente nota: GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .Título de la publicación. Blog de Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, o los títulos de alguno de mis otros blogs Año. [En línea]. Puesto en línea el (fecha de publicación). URL: http://mervyster.blogspot.com/…./ Consultado el dia (fecha de consulta)
2.-REQUISITOS DE LA CITA A PARTIR DE LA VERSIÓN IMPRESA O DE AQUELLA QUE SIN HABER SIDO PUBLICA, FORMA PARTE DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES ACADÉMICAS, EDUCATIVAS, CULTURALES O DE LAS DIVERSAS BIBLIOTECAS.
¿ Como citar la versión impresa? Primero.- : datos del autor: GONZALEZ FUENMAYOR( los apellidos del autor todos en mayúsculas) y luego los nombres( solamente la primera letra en mayúscula ) Mervy Enrique. Segundo.- El titulo( entrecomillado y todo en mayúsculas ) del articulo, nota corta, reflexiones, oraciones etc. ejemplo “CUARTILLA A MARACAIBO” .Tercero.- El lugar de publicación o impresión( Ciudad y País ) ejemplo Maracaibo-Venezuela, o Bogotá-Colombia. Cuarto.-La editorial que lo imprimió o diseñó: ejemplo: Vadell Hermanos Editores (la primera letra en mayúscula).Si lo que se va a citar se encuentra presentado a alguna Institución biblioteca d académica, educativa, organizaciones publicas o privada, y/o permanece en alguna(s) biblieca(s), o acaso ese material a citar no se ha impreso o publicado, entonces se coloca el nombre de esa Institución u Organización, Biblioteca, etc. ejemplo. La Universidad del Zulia, La Organización de Naciones Unidas, Biblioteca Central del Estado Zulia, etc. Quinto.-Se coloca el año de presentación, impresión o publicación. Ejemplo: año 2008. Sexto.-El total de las paginas del artículo, notas, reflexiones etc. el numero de las paginas consultadas .Ejemplo: Articulo de 35 paginas. Consultadas: 28-32.

Read Full Post »


Artículo: “Domingo de Resurrección”

Por Alejandro Morales-Loaiza

Redactado y publicado originalmente el domingo 23 de marzo de 2008

Republicado especialmente para “Conversando con Dios” el domingo 12 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia. República de Venezuela. América del Sur.


https://i2.wp.com/www.lds-images.com/images/res_mary.jpg


“Al tercer día resucitó entre los muertos…”

EL DÍA DE HOY, QUERIDO LECTOR, aprovecho de llegar a usted en un tiempo que representa el gozo y la alegría más grande de toda la tradición cristiana: La resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Este suceso brinda el testimonio fiel de la misericordia de Aquel que, preexistiendo divinamente a todo lo creado, se hizo hombre, padeció y murió dentro de la más pura manifestación de amor por los seres humanos; hoy, día en que se conmemora un año más de su triunfo sobre la muerte, nos llama vivamente a seguir su ejemplo con base en nuestra propia Pasión.

Adivinará pronto la vista inteligente que esta reflexión no va a dirigida principalmente a aquellos que en buen aprovechamiento de su tiempo de descanso se dedicaron a la decadencia y la depravación típica de la temporada de Pascua, relegándose a asistir a la Santa Eucaristía por una tradición que quizá vuelva para ellos en el mes de diciembre. Es así que he querido hacer llegar mis letras con mayor énfasis a aquellos que, aún sin saberlo, tuvieron su propia semana de padecimiento y muerte espiritual y que hoy desde las profundidades esperan por una resurrección que les devuelva la tan anhelada paz a su menguada existencia.

Sí, usted que pasó cada momento de esta semana en un permanente ir y venir del pensamiento sobre la vida, la muerte y el porvenir, usted que estuvo dudando sobre si vale o no la pena conmemorar algo que sucedió hace más de dos mil años, usted que en varias oportunidades se dijo “Si existe alguien allá arriba de seguro me odia”, ¿habrá quedado ciego ante su propia Pasión? ¿Continuará de tal modo su preocupación por la existencia terrenal que hará que ignore la esperanza de una resurrección a toda muerte, de un alivio a todo dolor y de un remedio a todo mal? ¡Cuánto nos cuesta asumir las promesas de nuestro Señor Jesucristo en los momentos de crisis!

Ahora le pido que se detenga un momento y reflexione sobre la semana, sobre su propia semana de Pasión, esa semana que quizá duró meses o incluso años, y dígame ¿no merecemos acaso salir del tiempo de tribulación para gozar en Cristo una resurrección espiritual? Analicemos sinceramente y procuremos no engañarnos, ya bien dice mi querido amigo el Doctor Mervy Enrique González Fuenmayor que “también hay quien salta del Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección sin pasar por la Pasión”; están con el resucitado pero no estuvieron con el crucificado, todo dentro del pensamiento humano de evitar a toda costa el sufrimiento. (Seguro estoy que, aunque la salud al Doc le trató duramente en los días precedentes, el día de mañana se reirá conmigo de aquello por lo que pasó).

Si bien mi mensaje clama por que abra usted su espíritu a ataviarse con la vestidura del Hombre Nuevo de la que habló San Pablo dejando atrás los momentos aciagos, procuro en él no despreciar al sufrimiento ni al dolor por considerarles un camino muy necesario a la reconversión cristiana. Tanto como el dolor -biológicamente considerado-, cumple con la función de informarnos de que algo no va bien con nuestro cuerpo, el padecimiento espiritual nos recuerda que debemos retomar las riendas de nuestra vida y hacer ese cambio que, a manera de aliciente o medicina nos cicatrice la herida sangrante que no nos deja continuar con buen pie. Considere lo que sería del ser humano si fuese totalmente incapaz de sentir dolor ¿Cuántos de nosotros no moriríamos de una simple congestión estomacal? Es así que Dios permite que el dolor exista para algo bueno: y esto es para que no muramos en la carrera por alcanzar la vida eterna. Recordando a Cristo en el Evangelio según San Mateo “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? ¿O cuánto podrá pagar el hombre por su vida?” Sería totalmente nuestro el mundo si no tuviésemos dolores ni padecimientos, pero ello nos condenaría a una muerte segura.

Si en algún momento de su vida piensa que la cruz que carga es muy grande, tómela sobre su hombro y condúzcase con la fe que le hará ver que en su tribulación sigue al Maestro, y que todo el que se crucifica con Él, de corazón, como lo hizo el ladrón arrepentido, recibirá una pronta resurrección y la vida eterna. Dése la oportunidad de sufrir, dése la oportunidad de reflexionar, pero dése también la oportunidad de resucitar a través de la misericordia y el perdón.

Finalmente, mi muy querido lector, pido a Dios Padre Todopoderoso, a nuestro Señor Jesucristo, a nuestro Espíritu Santo y con la intercesión de la bienaventurada virgen madre María, que con su bendición nos permitan despertar a la renovación espiritual en la esperanza de la vida eterna. Amén y Amén.

ADDENDUM – Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor.

“Estas reflexiones expresadas por el colega, amigo y dilecto discípulo: abogado Alejandro René Morales Loaiza, constituyen un verdadero aporte a la interpretación correcta del significado de la Semana Mayor, conocida también como Semana Santa. Se explanan en este artículo: “DOMINGO DE RESURRECCIÓN” con profundo y certero tino las diversas aristas de este tiempo de conversión o reconversión —según sea la hipótesis de la persona que se encuentra prisionera de sus disyuntivas, o de la vorágine que genera el mundanal ruido—, y que apuntan hacia una percepción totalmente distinta a la que hoy se tiene del cómo vivir este tiempo, considerado uno de los más importantes, dentro del ritual católico. Felicito al distinguido colega Morales Loaiza por su congruente, acertado —y por demás conforme a las precisiones teológicas—, examen, análisis y conclusiones sobre su apreciación del estado degenerativo en que se encuentra la sociedad actual respecto de los valores tradicionales, trascendentales y más puros del ser humano. Del mismo modo me permito testimoniarle mi felicitación por la claridad con la cual desarrolla los aspectos bíblicos del tema. ¡Avanti caro amico!

Read Full Post »


Oración: “Hoy regreso a ti, Señor”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del miércoles 16 de julio de 1997.

Trasladada a la red el  jueves 9 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

https://i0.wp.com/www.cosecha.cl/wp-content/guiame.jpg


ORACIÓN —

Aquí están las cuentas Señor,

dame cautela y lucidez

en la administración de mis talentos.

Que mis cuentas estén justas

el día del encuentro.

Hazme honrado en lo pequeño.

Hazme fiel en lo mínimo.

Dame la luz de la sinceridad.

Que el sol del nuevo día

me enseñe la verdad

de ser atento a los detalles

y agradecido en la fidelidad.

Hoy regreso a ti, Señor.

Hoy amanezco con la ilusión

de volver a tus brazos.

Me siento desolado y triste

con el alma vacía entre las manos.

Pero yo sé que Tú me esperas

y tienes en la mesa un mantel

blanco, limpio y caliente,

y vino ya servido en jarro,

porque para ti, Señor,

perdonar es una fiesta.

Gracias señor Jesús,

por este día afortunado.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


CUANDO SE PRESENTA LA OPORTUNIDAD DE CONVERSAR y platicar con el Señor, lo cual logramos frecuentemente a través de la oración, le glorificamos, le adoramos y le santificamos. Pero también en ese intercambio amoroso de palabras, de ideas, de gestos y palmaditas de bendición y de abrazo infinito y sublime, también es tiempo para comunicarle a nuestro Señor nuestras necesidades, pero también nuestras carencias en relación con las actitudes de nuestra vida. Y una de ellas está precisamente en presentarle al Señor nuestras cuentas, cuentas que en la vida deben estar equilibradas y ajustadas a una conducta honrada, honesta, con la administración justa de nuestros talentos, para que en lo pequeño seamos fieles y cuando nos toque administrar lo grande también, esa probidad, esa honradez, se manifieste. Por ello en este momento es propicio recordar que no debemos robar. El robar es una actitud no agradable al Señor, por ello hermano y hermana que me lees, debemos recordar que el Señor Dios es el dador de todo bien. Nos manda el Señor a no robar, nos manda a no cometer la grave injusticia de quitar al otro lo que le es propio, lo que ha ganado con su esfuerzo. Nos manda a no perjudicar al hermano en sus bienes y posiciones, pero también en sus posesiones. Sabemos por la enseñanza de su hijo que los ladrones no heredarán el Reino, pues el robo proviene de un corazón ladrón. También la misma enseñanza nos dice que aquel que roba deje de robar y se ponga a trabajar honestamente con sus manos para poder ayudar al que está necesitado. Se pide una conversión de ladrón a dador de bienes propios. Señor, Dios mío, Tú jamás me quitaste mis bienes, sino que me diste los tuyos. Cuando chico robaba pequeñeces, figuritas, algún papel o lápiz de mis compañeros de escuela, algún dinerito de la cartera de mamá, más adelante, ante el descuido de los empleados, sacaba pequeñeces de los supermercados y fruterías, era un ladrón en pequeño, sé que había allí pequeñez de materia, pero sin embargo mi conciencia me recriminaba diciéndome: “no es justo, jamás debo hacer al otro el mal que yo no quiero que el otro me haga”. Esto es ley de oro de la justicia más elemental. Por esa razón, hermano y hermana que me lees, vamos a pedirle al Señor que no permita que eludamos nuestros impuestos justos para no robar al Estado lo que necesita para las obras de beneficio común. Haz, Señor, que siempre pague el salario justo a mis empleados, para no robarles lo que le corresponde según justicia. Haz que pague mis deudas a tiempo, pues mi acreedor requiere lo que le pertenece. Haz que siempre intente restituir lo que haya robado, sabiendo que seré feliz si cumplo tus mandamientos y observo tus leyes. Dame esa felicidad, mi Señor. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Oración: “Que fermente toda mi vida en Ti”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del lunes 14 de julio de 1997.

Trasladada a la red el domingo 5 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

https://i2.wp.com/usuarios.lycos.es/davidalayeto/hpbimg/mercadillo5.jpg


ORACIÓN —

Tú eres la levadura,

yo soy la masa.

El poder de cambiar mi vida

lo tienes solamente Tú.

Entra de lleno en mí.

Cambia la carne de mi corazón.

Renuévame por dentro

y hazme criatura de tu Reino.

Aumenta tu crecimiento en mí.

Eres Tú grano en mí.

¿Seré yo grano de mostaza en ti?

Sé Tú, mejor, pequeño grano en mí

y siémbrate en mi surco.

Crece, invade mi espacio.

Sé tú mismo aquel que perdure

para siempre en mi corazón

en toda su extensión.

Ábreme tu corazón.

Eres la puerta.

La única puerta consagrada.

Tu misma sangre de Cordero

marca el dintel de entrada.

Dame un puesto en tu mesa señor,

y eso me bastará.

Dame fidelidad en tu seguimiento.

Eres camino.

La ruta de tus pasos es certera,

en noches de tinieblas,

en mañanas de luz serena

y en ocasos de paz lograda.

Hazme fiel a tu senda.

Seguirte es caminar

en víspera de Pascua eterna.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


CUANDO CONVERSAMOS CON EL SEÑOR y estamos delante de su presencia, una hermosa paz comienza a tocar todas las partes de nuestra criatura, de nuestro cuerpo. Es el Señor, el Príncipe de la Paz, el Rey de Reyes y Señor de señores. En este momento, hermano y hermana que me lees, en esta plática amorosa en la que hubimos de glorificar al Señor y santificarle, le hemos solicitado que Él sea esa levadura que nos permita cambiar, que nos permita renovarnos y hacernos una criatura de su reino. Pero al mismo tiempo, ello implica transitar en el camino difícil que es transformarse también en un testigo auténtico de la Palabra del Señor. Debemos alegrarnos cuando nos insulten y nos persigan por el nombre de Jesús. Cristo mío, alegría para el hombre, desde el dolor de tu cruz debo proclamar la gloria enorme, las alabanzas de vida a tu persona. Si soy perseguido, calumniado o imputado por mis culpas criticadas puedo ponerme triste pero no me puedo quejar. El buen ladrón fue salvado por la confesión de sus culpas. Nosotros sufrimos la pena justamente porque pagamos nuestras culpas pero Él no ha hecho nada malo. Lo convertiste en justo a causa de su confesión y arrepentimiento. Hoy te pido, Señor, la capacidad de sufrir a causa de tu nombre, te pido el don de la fidelidad ante el dolor de la tribulación. Haz que ese dolor sea tu cruz en mí. Haz que valore esa cruz desde la perspectiva de la recompensa grande, que me dé cuenta de que mi suerte fue la misma que la de los justos de Israel, haz que me sepa feliz de seguir tus pasos, en la convicción de que el discípulo no es mayor que su maestro. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Artículo: Ser libre, justo o misericordioso: ¿qué hacer?

Por Mervy Enrique González Fuenmayor

Redactado el domingo 01 de febrero de 2009

Publicado en la Red el martes 03 de febrero de 2009

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia. República de Venezuela. América del Sur.

madre-teresa

LA SIGUIENTE NOTA tomada de Internet, es propicia para reflexionar sobre los temas de la justicia, la libertad, la misericordia, la fe, etc. Sin adelantar mi opinión sobre su contenido, no obstante que poseo coincidencias con algunas de sus expresiones, resérvome mi irrestricta carencia de solidaridad con sus tesis. La única razón por la cual la someto al microscopio de mis lectores, es la gran fuerza de estímulo en la búsqueda de la Verdad, en orden de lograr la salvación de nuestra alma. En otra oportunidad abordaré con detalle el tema. Aspiro que la transcripción siguiente genere mas provecho que inutilidad. Amén y amén…


Entonces, ¿qué hacer? La respuesta es Convertíos “estad vigilantes pues no sabéis ni el día ni la hora”, si no ocurrirá como “al siervo inútil, arrojado a las tinieblas exteriores y el rechinar de dientes.


Como dice la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro. “Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino finísimo, y cada día celebraba espléndidos banquetes. Un pobre, en cambio, llamado Lázaro, yacía sentado a su puerta, cubierto de llagas, deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros, acercándose le lamían sus llagas. Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; murió también el rico y fue sepultado. Estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando sus ojos vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno; gritando, dijo: Padre Abrahán, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en estas llamas. Contestó Abrahán: Hijo, acuérdate de que tú recibiste bienes durante la vida y Lázaro, en cambio, males; ahora, pues él es aquí consolado y tú atormentado. Además de todo esto, entre nosotros y vosotros hay interpuesto un gran abismo, de modo que los que quieren atravesar de aquí a vosotros, no pueden; ni pueden pasar de ahí a nosotros. Y dijo: Te ruego entonces, padre, que le envíes a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos para que les advierta y no vengan aquí también a este lugar de tormentos. Pero le replicó Abrahán: Tienen a Moisés y a los Profetas.¡Qué los oigan!. El les dijo: No, padre Abrahán; pero si alguno de entre los muertos va a ellos, se convertirán. Y le dijo: si no escuchan a Moisés y a los Profetas, tampoco se convencerán aunque uno de los muertos resucite.
Mirando la parábola del rico Epulón podemos ver lo siguiente: Después de la muerte no cabe conversión posible, ya se dieron todas las oportunidades en la vida temporal. Los condenados al igual que los demonios tienen fe, pero carecen de caridad y de esperanza sufriendo de una manera horrenda de tal manera que un consuelo tan mínimo como mojar un poco la lengua les parezca un gran alivio. Pero lo más terrible es que el cielo y el infierno están separados por un abismo insondable, que no se puede atravesar en ninguna de las dos direcciones. La razón es que en el infierno no cabe amor de Dios. Por último es muy aplicable al caso que meditamos que no reaccionarán los hombres por cosas extraordinarias, como avisos de los muertos, si no están dispuestos a usar los medios ordinarios previstos por Dios: la ley de Dios y la Iglesia, diríamos los cristianos. Los que odiaron a Lázaro resucitado son una buena prueba de esta actitud tan obcecada.


¿Y la libertad? El más allá también nos da luces para entenderla mejor. En los hombres la libertad es un riesgo, pues podemos usarla mal y pecar; esos pecados pueden conducir al infierno si son graves o al purgatorio si son leves. Pero existe el Cielo como premio conseguido por el buen uso de la libertad que responde de un modo positivo a la gracia de Dios. Si no hubiese Cielo o Infierno toda conducta sería equivalente. La libertad sería una libertad sin consecuencias. Hagas lo que hagas da igual porque el destino es el mismo, es igual amar que odiar, robar que trabajar, ser generoso o egoísta y eso no es lógico ni coherente. Dios toma en serio al hombre, y no quiere quitarle su libertad. Existe un riesgo, pero con hombres libres el universo es eternamente más hermoso, porque los hombres pueden amar libremente. No somos ni máquinas, ni animales, sino seres libres con todas las consecuencias que esto lleva consigo.


¿Y la justicia? Basta una mirada superficial al mundo para comprobar la multitud de injusticias que quedan impunes en esta tierra. Esto contrasta más aún con la vida dura de muchos inocentes o de los males que padecen algunos por culpa de otros. ¿Pensar que la suerte de todos serán igual después de esta vida es algo que irrita porque es injusto? Dios es el único Justo con plenitud, El juzgará a cada hombre con todos los agravantes y excusas posibles, aunque atempere su justicia con la misericordia, será verdadera justicia basada en la verdad plena. Si en esta vida la justicia es una aspiración siempre imposible de llenar, en la otra vida será plena y total. Es muy posible que muchas de las violencias de nuestros tiempos tengan un fundamento no pequeño en la pérdida del sentido de un Dios absolutamente justo que dará a cada uno según sus obras. Muchos se comportarían con menos violencia y desvergüenza si fuesen conscientes del castigo que corresponde a la injusticia y el escándalo. Otros muchos se alegrarán con el premio justo que Dios se reserva para los hombres de buena voluntad. “Cuando se choca con la amarga injusticia de esta vida, ¡cómo se goza el alma recta, al pensar en la Justicia eterna de su Dios eterno!”.

¿Y la misericordia? No se opone a la justicia ya que ambas se basan en el Amor de Dios. La misericordia se manifiesta en la multitud de ayudas que el hombre recibe en esta vida. Basta mirar el Sacrificio de Cristo en la Cruz para comprobar hasta donde puede llegar la misericordia divina; si a ello sumamos las muchas gracias que todo hombre recibe y la gracia suficiente para salvarse, que es como una gracia especial para que nadie pueda decir que él no ha tenido las oportunidades suficientes para salvarse, nos encontramos con un derroche de misericordia que equilibra lo que exige la justicia. Incluso es posible pensar que el mismo infierno está atemperado por la misericordia divina dentro de su eterno sufrimiento, pues podía ser peor por la malicia que lleva consigo el pecado y la resistencia a la gracia redentora que Dios ofrece con amor liberal. El infierno es la autoexclusión del amor de Dios -del cielo- del que rechaza la misericordia de Dios.


Pero el tema que más nos interesa es la noción de Dios que refleja la justicia de Dios. Puede infiltrarse un resentimiento de temor que lleve a pensar que Dios es cruel, o que es un Padre malo, o poco bondadoso. Y esto es lo que, de hecho ocurrió a algunos como se puede ver en las controversias sobre la justificación entre Lutero y los católicos, y luego los gritos sobre la crueldad de Dios en Nietzsche, que se repiten en la calle cuando los hombres sufren y no entienden el sufrimiento.


Lutero, siempre vehemente, empezó siendo un religioso muy estricto y celoso en el cumplimiento de la regla, dando la impresión de un esfuerzo demasiado duro, y probablemente, escrupuloso, sino verdaderamente pecador como él mismo dice.. Esa tensión aumenta por las dificultades de la práctica y, sobre todo, cuando advierte la persistencia de las malas inclinaciones, a pesar del uso reiterado de los sacramentos y de las prácticas ascéticas recomendadas en las reglas monásticas. Esto le produce una gran insatisfacción y desasosiego interior: “¿Cómo conseguir un Dios clemente?” (WA 37,661,29).

Inesperadamente, en lo que considera una iluminación, encuentra consuelo y solución en la Carta a los Romanos. Al final de su vida (1545) recuerda la experiencia: “Cuando, tras meditar día y noche, por la misericordia de Dios, encontré la relación de estas palabras ‘la justicia de Dios se revela en él como está escrito: el justo vive de la fe’ empecé a pensar que la justicia de Dios es aquella por la que el justo vive por el don de la fe, es decir, por la fe; y que el sentido era que la justicia de Dios se revela por el Evangelio: justicia pasiva por la que Dios misericordioso nos justifica por la fe, como está escrito ‘el justo vive por la fe’ (…). Este pasaje de Pablo fue para mí la puerta del paraíso” (WA 54, 186). Llega a la conclusión de que la vida cristiana consiste en ponerse en manos de Dios y confiar firmemente en su perdón. No hay que pensar en la justicia de las obras, sino en el perdón de Dios anunciado por el Evangelio (Para él, la “Buena Nueva” consiste precisamente en ese perdón). Desde entonces la Carta a los Romanos, especialmente en los capítulos 3 a 7, es la clave para su interpretación de la fe cristiana. Y se convierte en el texto básico de la tradición luterana”.

(Tomado de CASES, Enrique. ¿Quién es Dios? SPE/SPI).

Read Full Post »

Older Posts »