Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘párate’


Vídeo Reflexivo: “Niña, ¡párate!”.

Grabado el jueves 19 de marzo de 2009.

Trasladado a la red el jueves 9 de abril de 2009.

Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

LA PALABRA DE DIOS, tomada del Evangelio según San Marcos (5,35-43), nos presenta un cúmulo de enseñanzas extraordinarias en orden de entender las mismas y en relación con nuestras vivencias diarias. La fe, la muerte, la resurrección y el poder de Dios se destacan con gran fuerza en este hermoso texto bíblico que a continuación transcribimos:

EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 5,35-43:

35 Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: «Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?».

36 Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga: «No temas, basta que creas».

37 Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago,

38 fue a casa del jefe de la sinagoga. Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba.

39 Al entrar, les dijo: «¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme».

40 Y se burlaban de él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a la madre de la niña, y a los que venían con él, entró donde ella estaba.

41 La tomó de la mano y le dijo: «Talitá kum», que significa: «¡Niña, yo te lo ordeno, levántate».

42 En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Ellos, entonces, se llenaron de asombro,

43 y él les mandó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo que le dieran de comer.

Debemos detenernos a reflexionar sobre la actitud del jefe de la sinagoga, cuando llegaron de su casa manifestándole que su hija ya había muerto y que era innecesario seguir molestando al Maestro. No obstante Jesús se dirigió a el reiterándole que no temiera, que tuviera fe. En esta parte del relato cabe suponer que Jesús vio con agrado la fe del jefe de la sinagoga, por lo cual le insiste: “que no tema, que tenga fe”, es decir, que mantenga la fe con la que le pidió al principio que fuera a su casa y la sanara. Es un ejemplo de la fe que nosotros debemos profesar: fe sincera, fe indubitable, fe activa, fe dinámica, fe ciega. También es destacable la situación en la que Jesús ordena que los curiosos, averiguadores y buscadores de espectáculos, se marchen del sitio, con esto Jesús coloca su acción restauradora de la vida, fuera de lo milagrero, del show, de la variedad, de la función circense, etc.

La niña muerta a la orden de Jesús se levanta, lo que muestra la autoridad de Jesús sobre la muerte. Finalmente manda a que le den de comer. En este aspecto, entendemos que la niña necesita comer porque su resurrección es física y no espiritual. Recuérdese que el primer resucitado espiritualmente fue el Hijo de Dios. Bien sabemos que la escritura sagrada nos enseña que los espíritus ni comen ni beben. Del mismo modo en el vídeo reflexivo que ofrecemos a ustedes, se tocan otros asuntos, que seguro estoy, nos servirán de gran ayuda.

Anuncios

Read Full Post »