Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘espíritu’


La Nota Corta: “La verdadera pobreza”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Redactada el viernes 10 de abril de 2009

Publicada en la Red el sábado 11 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

[POBBREZA+LA+VERDADERA++B.MEGF.VIERNES+10+ABRIL+2009.IMG_9963.jpg]


A VECES PENSAMOS QUE SER POBRES es únicamente carecer de medios económicos suficientes para subsistir, cuando lo verdaderamente cierto es que la real pobreza deviene de nuestra mente, de nuestra actitud, de nuestro espíritu y de nuestra disposición para proponernos metas, objetivos, ideales, y para desplegar todos los esfuerzos necesarios para hacerlas materiales, para concretarlas, para cumplirlas, para conseguirlas. Como auxilio pedagógico me valgo de las definiciones y significados que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (D.R.A.E.) le atribuye a las voces: a) pobre y b) pobreza:


pobre.
(Del lat. pauper, -ēris).1. adj. Necesitado, que no tiene lo necesario para vivir. U. t. c. s.2. adj. Escaso, insuficiente. Esta lengua es pobre de voces.3. adj. Humilde, de poco valor o entidad.4. adj. Infeliz, desdichado y triste.5. adj. Pacífico, quieto y de buen genio e intención.6. adj. Corto de ánimo y espíritu.7. com. mendigo.¶ MORF. sups. paupérrimo – cult.-, pobrísimo.~ de solemnidad.1. m. El que lo es de notoriedad.~limosnero.1. m. mendigo.~ voluntario.1. m. El que voluntariamente se desapropia de todo lo que posee, como hacen los religiosos con el voto de pobreza.~ y soberbio.1. m. El que, teniendo necesidad de auxilio o socorro, procura ocultarlo no admitiéndolo, o el que no se contenta con lo que le dan o con el favor que le hacen, por creerse merecedor de más.~ de mí.1. loc. interj. Triste, infeliz, pecador de mí.~ de ti, de él, etc.1. locs. interjs. U. c. amenaza.


pobreza.
(De pobre).1. f. Cualidad de pobre.2. f. Falta, escasez. 3. f. Dejación voluntaria de todo lo que se posee, y de todo lo que el amor propio puede juzgar necesario, de la cual hacen voto público los religiosos el día de su profesión.4. f. Escaso haber de la gente pobre.5. f. Falta de magnanimidad, de gallardía, de nobleza del ánimo.

Dentro de las acepciones transcritas del término pobre debe destacarse la que alude a “corto de ánimo y espíritu”. Resulta claro que quien posee cortedad de ánimo, es una persona carente de iniciativas, incapaz de plantearse retos, metas y objetivos. Se trata de individuos resignados, portadores de un conformismo que conduce a la conmiseración y a la piedad. Son fantasmas sociales, vacíos de fuerza vital y espiritual, constituyen la negación del progreso, del esfuerzo, de la superación, y son en definitiva paradigmas de lo indeseable y negación del espíritu creador, constructivo y cristiano. Así como lo lees, tienen estos pobres un espíritu anti-cristiano que se manifiesta en su egoísmo, en su precariedad mental, y en el pensar que basta con lo que hoy se consiguió y que “mañana será otro día”. Son los que afirman que lo importante es vivir el día a día, lo que les importa es el día de hoy y “mañana ya veremos”. Dicen que “como vaya viniendo vamos viendo”, y de esta manera no solamente se convierten en un fardo para la sociedad, sino en una barrera que limita las posibilidades del desarrollo colectivo.

He aquí una muy estrecha semblanza de estos verdaderos pobres: Viven prácticamente en zonas marginales (no necesariamente), en la intemperie o una vivienda de muy pequeña superficie, a veces sin servicios, y con pocas o ninguna habitación, sin sala de baño y otras “pequeñas incomodidades”. Generalmente procuran tener una numerosa familia, cinco o mas hijos, sin tener en consideración que no poseen los medios económicos que se requieren para que se desarrollen plenamente saludables, educacional y socialmente bien formados.

En estos hogares por lo regular los padres y demás familiares no contribuyen con sus actos a modelar conductas éticas, positivas, constructivas, de superación. Por el contrario, lo normal es el consumo excesivo de licor, algunas veces los padres son victimas de la drogadicción, la promiscuidad, las conductas ilícitas como los juegos de envite y azar, el hurto, el robo, el homicidio etc. Los hijos en vez de alejarse de estas actitudes y modos de proceder, los copian, por ello ya a los catorce años ya tienen mujer, y la niña ya ha tenido su primer aborto o su primer hijo. Escasamente obtienen su certificado de haber obtenido su educación primaria. De allí emigran a otra zona o barrio marginal más lejos de la ciudad en que nacieron, y sus hijos harán lo mismo, formándose un circulo vicioso, del cual pareciese no haber salida. Por eso la pobreza es un fardo para la sociedad que antes de atenuarse o desaparecer, sigue in crescendo, sigue aumentando por lo que los pobres serán cada día más en número y más pobres en recursos. ¿DE QUIEN LA RESPONSABILIDAD? ¿DE LA SOCIEDAD? ¿DE LOS QUE TIENEN CORTEDAD DE ÁNIMO Y DE ESPÍRITU?


JUZGUE USTED AMIGO LECTOR…

Finalmente debe quedar claro que esta Nota Corta no pretende humillar ni ofender a los pobres, es solamente una percepción de lo que acontece en la realidad. Este tipo de pobres como ya he dicho, son aquellos que han decidido seguir siendo pobres, que no han querido superarse, que no han deseado salir de ese estado de insuficiencia económica y de pobreza intelectual y mental. Valga aquí, lo que hemos venido afirmando en los diversos materiales culturales y de información académica, social y reflexiva que hemos publicado: QUIEN QUIERE PUEDE…TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE ¡Ánimo! ¡Gozo! ¡Alegría!

Anuncios

Read Full Post »


Oración: “Libérame, Señor, con tu Espíritu”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del martes 8 de julio de 1997.

Trasladada a la red el jueves 26 de marzo de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

https://i2.wp.com/parroquiasanfelipe.org/wp-content/uploads/2008/07/pray.jpg


ORACIÓN —

Dame, Señor, discernimiento

para conocer tu signo.

Cuando contemplo detenidamente

tu muerte en cruz y tu resurrección,

siento una luz de Pascua

crecer en mi interior.

No necesito más milagros,

tú eres mi signo radical de Dios.

Tu cruz gloriosa es signo

y fiesta de mi salvación.

Estoy contigo señor.

Tu Evangelio despierta mis sentidos

a la luz de la verdad.

Tú eres mi Dios.

Quiero vivir en libertad.

Arranca de mi pecho, Señor,

cualquier espíritu del mal.

Estoy contigo y quiero caminar.

Tú eres, Señor, mi señal definitiva.

Tú eres mi signo, Señor.

Tus palabras son las huellas

de tus pies que caminan delanteros.

Yo te sigo por ellas.

No permitas, Jesús bueno,

que me ofusquen milagros de apariencias

y me olvide de tu cruz,

perdón seguro en mi verdad.

Libérame, Señor, con tu Espíritu.

Tu reino de justicia entró en mi corazón.

La noche oscura de mi mente

se encendió como el sol.

Sembraste de gracia y alegría

en Pascua de liberación.

Gracias por este nuevo día.

Hoy te confieso mi Señor.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


¡QUÉ HERMOSO! ¡QUÉ SUBLIME! ¡QUÉ EXTRAORDINARIAMENTE BELLO ES HABLAR CON EL SEÑOR! Alabarle y bendecirle, glorificarle, pero al mismo tiempo colocar en sus manos toda nuestra vida. Seguirle y escucharle, pero también en este momento tomar en serio a Dios. Porque a veces nosotros solamente nos ocupamos de Dios cuando estamos en momentos de dificultad, cuando los problemas nos abruman y comenzamos a pedir, a solicitarle cosas. Pero olvidamos que el señor, Dios creador nuestro merece además de ese respeto sacramental una devoción infinita, una adoración vecina de todas las cosas. Merece que nosotros acatemos sus preceptos y mandatos. En la palabra que vamos a extraer del Evangelio según san Mateo capítulo 5 versos 33 al 37, el Señor nos dice: Ustedes han oído también que se dijo a los antepasados: no jurarás falsamente y cumplirás los juramentos hechos al Señor. Pero yo les digo que no juren de ningún modo ni por el cielo que es el trono de Dios ni por la tierra que es el estrado de sus pies. Ni por Jerusalén que es la ciudad del gran Rey. No jures tampoco por tu cabeza porque no puedes convertir en blanco o negro uno solo de tus cabellos. Cuando ustedes digan sí, que sea sí y cuando digan no, que sea no. Todo lo que se dice de más viene del maligno. Y en esta Palabra del Señor, amigo y amiga que me lees, debemos tomar la siguiente inquietud: tomar en serio a Dios, porque es necesario tomar a nuestro Creador en serio. Con frecuencia somos irresponsables, le pedimos irreflexivamente, como que si Dios fuese nuestro empleado, le prometemos cosas como que si Él no nos conociera. Oímos sus palabras y fácilmente las olvidamos. No le prestamos mayor atención. Conocemos sus obras y no le damos importancia. Tratamos lo sagrado que nos dejó como ritos vacíos. A veces oramos sin pensar repitiendo trozos de memoria. También a veces culpamos a Dios. Nos rebelamos contra Él. Nos excusamos para no ocuparnos de sus asuntos y casi siempre estamos buscando que Él cumpla nuestra voluntad. Lo invocamos en momentos de apuros pero no por fe ni por amor sino por desesperación. Si nosotros, hermano y hermana, tomáramos en serio a Dios, si creyéramos todo lo que Cristo dice, si creyéramos en sus actos, hoy mismo el mundo sería el reino de Dios. Cristo quiere sinceridad, autenticidad. Quiere que le seamos fieles. Que no tengamos nada que ocultar. Que seamos puros de corazón. Que la voluntad de Dios se pueda reflejar en cada uno de nosotros como en agua cristalina. Seamos, hermanos y hermanas, veraces ante Dios. Él, quien nunca nos engaña, y al que nosotros nunca podemos engañar. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Vídeo Reflexivo: “Adorarán al Padre en Espíritu y Verdad”.

Grabado el miércoles 4 de marzo de 2009.

Trasladado a la red el jueves 26 de marzo de 2009.

Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

ADORAR AL PADRE EN ESPÍRITU Y VERDAD, implica para nosotros dar una muestra de autenticidad, de integridad, de sinceridad. No es posible manipular ni engañar a Dios. Estas actitudes y conductas son más que frecuentes en estos tiempos. Ello se debe a que el hombre, dado el avance de la ciencia y la tecnología, cree que lo puede todo, lo sabe todo y que su actividad no tiene límites morales o éticos. Craso error. Dios, quien sí es OMNIPRESENTE, OMNIPOTENTE Y OMNISCIENTE, conoce los pensamientos y el corazón de los hombres, por ello sabe de nuestras hipocresías, engaños y disimulos. Si no adoramos a Dios en Espíritu y Verdad, nos resultará difícil nuestra reconciliación con Él, lograr su misericordia y su piedad. Todavía es tiempo de decirle al Señor que le amamos, que le adoramos, que reconocemos que somos su creación, que el envió a su Hijo Jesús para redimir nuestras culpas y ganar para nosotros la Vida Eterna. Amén y amén…

Read Full Post »


Oración: “Derrama tu Espíritu sobre mí”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del lunes 28 de julio de 1997.

Trasladada a la red el lunes 02 de febrero de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).


Derrama tu Espiritu sobre mi


ORACIÓN —

Tú eres Dios con nosotros

cordero consagrado y tierno.

Tu sangre limpia de pecado

el corazón del hombre viejo.

Derrama sobre mí tu Espíritu

y préndeme en tu fuego.

Cambia mi corazón de piedra

y hazlo sencillamente bueno.

Tú eres mi vino mejor.

He gustado muchos vinos,

todos tienen su sabor.

Hoy me quedo con el tuyo,

por añejo en el amor.

En la boda de mis labios,

Tú eres mi vino mejor.

Eres el templo vivo de Dios.

La gracia del Espíritu

te hizo templo del barro pobre.

Los hombres vieron sólo

carne en el hijo del hombre.

Nadie intuyó la gloria

que Dios celaba con tu nombre.

Hoy te bendigo padre Dios,

por el Hijo del Hombre.

Eres mi Señor.

Con salmo de alborada

despierta el día en tu honor.

Tu nombre es plenitud de vida

y fuente de ilusión.

Eres Dios joven

en primavera eterna de creación.

Con esta confesión de fe

de nuevo te proclamó mi Señor.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


CUANDO ESTAMOS EN LA PRESENCIA DEL SEÑOR y por su misericordia se nos permite entablar con Él una conversación, un remanso de paz, de sosiego, de alegría y de tranquilidad penetra todo nuestro cuerpo, nuestro ser, nuestra mente y nuestro espíritu. ¡Gracias, Señor Jesús!, porque siempre estás aquí para escucharnos con los brazos extendidos, para ofrecernos esa palmadita, ese abrazo amoroso, ese abrazo de misericordia, de piedad, de perdón, pero también un abrazo de estímulo para seguir viviendo conforme a tu Palabra y a tus designios. Pero esta vida que el Señor nos ha regalado, también tiene sus dificultades, sus penas y adversidades. Por ello, en este momento, hermano y hermana que me les, vamos a glorificar al Señor y a santificarle, y al tiempo pedirle que nos dé templanza en nuestra alma, en todo nuestro cuerpo. Señor, Dios de la felicidad, tú haces felices a los de temple, a los que moderan sus pasiones y apetitos, cultivándolos con sobria discreción y sujetándoles a la razón. Yo quiero ser feliz, hazme de temple en mi alma, para que pueda ser sobrio en mi cuerpo. ¡Cuántas cosas nos dice tu Palabra al respecto! Venció tu hijo la tentación diciéndonos que no sólo de pan vive el hombre. Sé muy bien, además, que pertenezco a Jesús, Señor, y si esto es real, debo entonces crucificar mi carne con sus pasiones y malos deseos. Yo amo mi cuerpo, Señor, es obra tuya. Sin embargo debo someterlo para no quedar descalificado en la prueba y en la lucha. Sé muy bien que no puedo quedarme dormido, si en verdad quiero librar el buen combate. Debo entonces permanecer despierto, ser sobrio y vigilar. Dios mío, sé que como hijo obediente a tu Espíritu no debo contristarlo procediendo con los malos deseos que el hombre tenía antes de conocer a tu Hijo Jesús. Ahora todo ha cambiado, ya nada es como antes, cuando vivíamos en la ignorancia, ahora debemos estar alertas contra la tentación, porque el mal, nuestro enemigo, ronda como el león rugiente buscando a quién devorar. Así nos lo dice Pedro, apóstol de tu Hijo: “Yo no quiero ser devorado”. Dame la templanza y la tranquilidad de espíritu, acrecienta la riqueza de mi Yo, pero sin egoísmo. Señor, hazme casto y sobrio, humilde y estudioso, refrena mis intemperancias, mi lujuria, mi gula, desenfreno, orgullo, cólera y mala curiosidad. ¡Dame todo lo que tu hijo tuvo para ser como él fue! ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


La Nota Corta: “¿Tenemos un Yo sagrado?”

Por Mervy Enrique González Fuenmayor

Miércoles 21 de enero de 2009

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.


despertando


CADA UNO DE NOSOTROS, en algunos momentos de carencias racionales, espirituales y emocionales, hemos dudado de nuestra esencia de santidad, y como consecuencia de ello la negación de nuestro propio yo sagrado y que de manera incuestionable, indiscutible e indubitable ha quedado categóricamente establecido por las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo contenidas en los diferentes Evangelios y diseminadas a lo largo del Nuevo Testamento.

He vuelto a leer algunas de las obras de WAYNE W. DYER y al darme cuenta del giro que le ha dado a sus creencias, tesis y opiniones, he creído prudente —salvaguardando por supuesto nuestros dogmas de fe Cristiana Católica—, someter a la consideración de mis lectores algunas líneas de su libro: “TUS ZONAS SAGRADAS”, aspirando que sean de gran utilidad, cuando se hayan leído y asimilado pasándolas por el tamiz de las verdades irrefutables de nuestra profesión de fe Católica. Solamente así se puede justificar o al menos comprender que se le traiga a esta vigía:


“Imagine esta escena si es tan amable. Dos bebés se encuentran en el útero, confinados en las paredes del seno materno, y mantienen una conversación. Para entendernos, a estos gemelos les llamaremos Ego y Espíritu. Espíritu le dice a Ego: —sé que esto va a resultar difícil de aceptar, pero yo creo de verdad en que hay vida después de nacimiento. Ego responde: —no seas ridículo. Mira a tu alrededor. Esto es lo único que hay. ¿Por qué siempre tienes que estar pensando que hay algo más aparte de esta realidad? Acepta tu destino en la vida. Olvídate de todas esas tonterías de vida después de nacimiento.


Espíritu calla durante un rato, pero su voz interior no le permite permanecer en silencio durante más tiempo. —Ego, no te enfades pero tengo algo más que decir. También creo que hay una madre. —¡una madre! —Exclama Ego con una carcajada—. ¿Cómo puedes ser tan absurdo? Nunca has visto una madre. ¿Porque no puedes aceptar que esto es lo único que hay? La idea de una madre es descabellada. Aquí no hay nadie más que tú y yo. Esta es tu realidad. Ahora cógete a ese cordón. Vete a ese rincón y deja de ser tan tonto. Créeme no hay ninguna madre. Espíritu deja, con renuencia la conversación, pero la inquietud puede con él al cabo de poco. —Ego —implora—, por favor, escucha, no rechaces mi idea. De alguna forma, pienso que esas constantes presiones que sentimos los dos, esos movimientos que a veces nos hacen sentir tan incómodos, esa continua recolocación y ese estrechamiento del entorno que parece producirse a medida que crecemos, nos prepara para un lugar de luz deslumbrante, y lo experimentaremos, pronto.


—Ahora sé que estás completamente loco —replica Ego—. Lo único que has conocido es la oscuridad. Nunca has visto la luz. ¿Cómo puedes llegar a tener semejante idea?. Esos movimientos y presiones crecientes son tu realidad, eres un ser individual e independiente. Este es tu viaje. Oscuridad, presiones, una sensación de estrechamiento a tu alrededor constituyen la totalidad de la vida. Tendrás que luchar contra eso mientras vivas, ahora aférrate a tu cordón y por favor, estate quieto. Espíritu se relaja durante un rato, pero el fin no puede contenerse por más tiempo—. Ego, tengo una sola cosa que decir, y luego no volveré a molestarte. —Adelante— responde Ego, impaciente—. Creo que todas estas presiones y toda esta incomodidad no sólo van a llevarnos a una nueva luz celestial, sino que cuando eso suceda la vamos a encontrarnos con la madre cara a cara, y conocer un éxtasis que superará todo lo que hemos experimentado hasta ahora.— Estás realmente loco. Ahora sí que estoy convencido”.



Lo que usted ha leído hasta este momento es la adaptación efectuada por WAYNE W. DYER, de la historia relatada por Henry J. M. NOUWEN, y la intención de aquel es transportar a los lectores a esa resplandeciente luz celestial, para hacérsela conocer, al tiempo que también les motivará y aguzará el conocer la maravilla de que su noble Yo triunfe sobre las demandas de su EGO, que sobre todo no quiere.

WAYNE W. DYER, organizó su libro: “TUS ZONAS SAGRADAS” (Barcelona-España no editorial Grijalbo. 2001. Pág. 13-15) en torno a las siguientes premisas:


1.- Usted es sagrado y con el fin de saberlo debe trascender del viejo sistema de creencias que ha adoptado.


2.- Es un ser divino llamado a conocer su Yo más sublime mediante el dominio de las claves de una conciencia superior.


3.- Su Yo más sublime puede triunfar sobre las identidades de su Ego y convertirse en la fuerza dominante de su vida.


4.- Puede irradiar esta conciencia más allá de sus propios límites y transmitirla a todos los habitantes de nuestro planeta.

Esas premisas configuran los principios de las cuatro partes en que se divide el libro mencionado. Cada capítulo está escrito por el autor con el propósito de ayudarle a conocer esos principios.

Siempre hemos de salvaguardar nuestras opiniones y nuestros principios por encima de los que el referido autor expresa. Ello es y será, puesto que las verdades y dogmas de nuestra fe Cristiana Católica, no dan para más y porque al vivir esta profesión de fe, nuestro Padre Celestial, su hijo amado Jesús, el Espíritu Santo, nuestra virgen madre María, todos los profetas, ángeles y arcángeles, todos los santos y los benditos del señor, sentimos y vivimos una alegría indescriptible, barnizada por la suavidad espiritual y celestial que llena los sentidos y extasía nuestros cimientos. Gracias, Señor, por permitirnos amarte, bendecirte, glorificarte, y postrarnos ante ti para adorarte y reconocerte como único Dios nuestro, en la Santísima Trinidad. De allí que, solamente por la circunstancia del giro que ese autor dio, gracias a la acción esclarecedora y salvífica del Espíritu Santo, lo trajo al redil de la Salvación Eterna. Pero aun así, todavía debe leerse con cierto aseguramiento de nuestros principios de fe, en virtud de que todavía subsisten en él, algunas tremulidades de la carne y de la racionalidad combatientes de las verdades absolutas pronunciadas por el propio Jesús, expresada por algunos profetas y resguardada por nuestra madre y Santa Iglesia Católica. Ruego a Dios que esta Nota Corta sirva para esclarecer y ayudar a nuestros hermanos en el enriquecimiento del conocimiento de Dios y de sus misterios. ¡ÁNIMO! ¡GOZO! ¡ALEGRÍA!

Read Full Post »