Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘entrega’


ORACIÓN. “EN EL DESÁNIMO…TU ME CONSUELAS Y AUXILIAS”.

IMAGEN: MANIFESTACIONES DEL DESANIMO…

“LA DESESPERANZA ES UNA RECETA DE DIFICIL INGESTA”.MEGF.(LUNES 12 DE JULIO DE 2010)

ORACIÓN. “EN EL DESÁNIMO…TU ME CONSUELAS Y AUXILIAS”.
POR. PROF. DR. MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.
MARACAIBO. REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADA Y PUBLICADA EN LA RED: LUNES 12 DE JULIO DE 2010

O R A C I Ó N

Señor Dios trabajo y trabajo, pero aun así no me alcanza para proveer la satisfacción de las necesidades de mi familia y las propias. La impotencia me invade y me origina una parálisis emocional No me siento con ganas de adelantar ninguna iniciativa, de realizar una tarea adicional. Me encuentro en bajo una presión inmensa que excede mis fuerzas, y mi confianza en ti se debilitan día con día. Pero .aun en estos momentos de debilidad, tu palabra es un bálsamo que alienta mis paralizados brazos, piernas, y me motiva para seguir luchando contra la adversidad, el estrés y aquellas fuerzas que son enviadas por el enemigo para destruir mi fe, mi amor por tu divinidad, mi gratitud por la salvación que nos concediste y por la lealtad que a ti debo. Señor Jesús tu eres mi solución, mi auxilio, dame consuelo y fortaleza, pronto auxilio en mi desánimo, se que no me fallarás y pronto recuperaré mi equilibrio, mi alegría, la paz verdadera y la provisión de todo lo que necesito. Amen y amen.

C O M E N T A R I O

(APLICACIÓN A NUESTRA VIDA)

La cotidianidad permite que la rutina, el tedio y el fastidio, visiten y hasta consigan la condición de huéspedes permanentes en la mente, espíritu e inteligencia del ser humano. A ello se agrega el difícil mundo en el cual le toca vivir al hombre actual. La situación económica por la que pasa la actual sociedad mundial, es calificada como crítica, deprimente, exasperante, ruinosa e incapaz de asegurarle a todos, una existencia decorosa, honrada y próspera. De allí que: el desánimo, la tristeza, la pena, el malestar social e individual, se hacen presentes, para dejar tras de sí una secuela de personas enfermas, física, mental y espiritualmente. Eso que llaman estrés, sin duda alguna es una enfermedad que se causa por el excesivo pensar en las cosas negativas, en aquello que no deseamos que nunca llegue, el miedo en lo que nos cansa daño. Es el estrés un enemigo es sumo cuidado, pero que no se engañe ningún ser humano, esa situación de carácter psíquico, bien pudiera ser causada por agentes distintos al exceso de trabajo, de preocupaciones o del temor por las cosas que pudieran pasarnos a futuro. Es importante ver la posibilidad de que el ser humano pueda haberse enfermado de lo que muchos cristianos llaman: “un bajón de fe”, es decir la pérdida casi imperceptible de la fe, de la confianza en Dios, la desconfianza en el amor que él nos prodiga, vivir una especie del torbellino que nos arropa, nos enceguece, nos debilita, nos paraliza y nos cansa daño en nuestro espíritu, en nuestra mente, en nuestras habilidades y destrezas, y colateralmente, un daño familiar y social. Nuestro señor Jesús está siempre con nosotros, es difícil asimilar de manera absoluta esta gran verdad. Se necesita cultivar y aumentar muestras fe. Se requiere una práctica cotidiana en la conversación con Dios, a través de la oración, a través de la búsqueda y aplicación de su palabra en todos nuestros pensamientos y actos, en la toma de decisiones, en nuestro modo de comportamiento, en nuestra conducta. No importa cuál sea tu tribulación, tu tragedia, tu problema o tu adversidad, Jesús siempre está dispuesto a escuchar tu súplica, tu oración, tu pedido. El te conoce y me conoce, aún antes de que existiéramos, el conoce todas nuestras debilidades, nuestras carencias, nuestras fuerzas, nuestras habilidades y destrezas. No temas, si para nosotros hay algo imposible, para Dios no lo hay. En Dios reside toda fuerza, toda sabiduría, toda solución. Él es el principio, el fin de todas las. cosas, El es la Plenitud. Todo lo que existe ha de postrarse para rendirle tributo.

IMAGEN: MANIFESTACIONES DEL DESANIMO…

Para citar este artículo: si se tratase del caso ejemplificado
GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .El Ejercicio del Principio Inquisitivo: ¿Ofrenda a la Ética o a la Justicia?. Maracaibo, Venezuela La Universidad del Zulia. 28-Enero-2009. Disponible en: http://www.inemegf.blogspot.com)
©..DERECHOS RESERVADOS
FORMA Y REQUISITOS EN LA CITA DE ARTICULOS, NOTAS, REFLEXIONES AUTORÍA DE MEGF. REDACTADA EL 01 DICIEMBRE DE 2009.
1.-REQUISITOS DE LA CITA ELECTRÓNICA.
¿Como citar los artículos, reflexiones, notas cortas, oraciones y otros materiales, en su versión electrónica, autoría de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor? Para citar las reflexiones, artículos, notas cortas, oraciones y otras materiales contenidos en los Blogs de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, sírvase colocar la siguiente nota: GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .Título de la publicación. Blog de Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, o los títulos de alguno de mis otros blogs Año. [En línea]. Puesto en línea el (fecha de publicación). URL: http://mervyster.blogspot.com/…./ Consultado el dia (fecha de consulta)
2.-REQUISITOS DE LA CITA A PARTIR DE LA VERSIÓN IMPRESA O DE AQUELLA QUE SIN HABER SIDO PUBLICA, FORMA PARTE DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES ACADÉMICAS, EDUCATIVAS, CULTURALES O DE LAS DIVERSAS BIBLIOTECAS.
¿Como citar la versión impresa? Primero.- : datos del autor: GONZALEZ FUENMAYOR( los apellidos del autor todos en mayúsculas) y luego los nombres( solamente la primera letra en mayúscula ) Mervy Enrique. Segundo.- El titulo (entrecomillado y todo en mayúsculas) del articulo, nota corta, reflexiones, oraciones etc. ejemplo “CUARTILLA A MARACAIBO” .Tercero.- El lugar de publicación o impresión (Ciudad y País) ejemplo Maracaibo-Venezuela, o Bogotá-Colombia. Cuarto.-La editorial que lo imprimió o diseñó: ejemplo: Vadell Hermanos Editores (la primera letra en mayúscula).Si lo que se va a citar se encuentra presentado a alguna Institución biblioteca d académica, educativa, organizaciones publicas o privada, y/o permanece en alguna(s) biblioteca(s), o acaso ese material a citar no se ha impreso o publicado, entonces se coloca el nombre de esa Institución u Organización, Biblioteca, etc. ejemplo. La Universidad del Zulia, La Organización de Naciones Unidas, Biblioteca Central del Estado Zulia, etc. Quinto.-Se coloca el año de presentación, impresión o publicación. Ejemplo: año 2008. Sexto.-El total de las páginas del artículo, notas, reflexiones etc. el número de las páginas consultadas .Ejemplo: Artículo de 35 paginas. Consultadas: 28-32

Anuncios

Read Full Post »


LA NOTA CORTA.-“EN TI CONFÍO SEÑOR JESÚS, DEFENSOR DE LOS HUMILDES”.

IMAGEN: JESUS SUMO PASTOR…

“EL ABUSO CONTRA LOS HUMILDES ES UNA ACCIÓN DE DURA SANCIÓN”.MEGF.(JUEVES 01 DE JULIO DE 2010).

LA NOTA CORTA.-“EN TI CONFÍO SEÑOR JESÚS, DEFENSOR DE LOS HUMILDES”.
POR PROF. DR. MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR
MARACAIBO. ESTADO ZULIA. REPÚBLICA DE VENEZUELA-AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADA Y PUBLICADA EN LA RED: JUEVES 01 DE JULIO DE 2010.

Todos los individuos pasan por etapas de crisis, de dificultades, de enfermedades físicas y espirituales, de grandes y pequeñas carencias, de soledades, de agravios, de ingratitudes, de maltrato por parte de los malvados, de los que ejercen abusivamente el poder y la autoridad, de la ausencia de alegría, en fin de tormentosos momentos y tiempos.

Pero ante esta situación, no cabe” enterrar la cabeza como el avestruz”, no vale desilusionarse, “echarse a morir”, acomplejarse, llenarse de pánico, de temor; no se debe permitir que la tribulación, la desconfianza en Dios y en nuestras propias habilidades y destrezas, se anide en nuestra mente, espíritu y corazón. Retomemos nuestra fe, nuestra seguridad y creencia en el amor que Dios nos prodiga. Reconozcamos que El Padre Creador envió a su Hijo nuestro Señor Jesucristo, para reivindicar nuestros errores, pecados y omisiones. Jesús aceptó esta misión voluntaria y libremente. Pagó todas nuestras culpas. Nos redimió al morir en el “madero bendito de la salvación”; “como cordero llevado al matadero fue sacrificado por nosotros”, murió en la ignominiosa muerte de cruz, pero allí venció a la muerte, al pecado, al mismísimo rey de las tinieblas. Su evidente e incuestionable resurrección física y espiritual, es canto y jubilo para todos los seres humanos, y es fiesta para los Ángeles Celestiales y satisfacción para Dios Padre y Espíritu Santo.
Jesús vino a establecer el reino del amor y de la justicia, vino a salvaguardar a los humildes, a los necesitados, a los pobres de espíritu, a los que tienen sed de justicia. Jesús es pan para el hambriento y agua para el sediento. No desfallezcan los que en el creen, porque ni una sola coma de su palabra dejará de cumplirse y su presencia es con nosotros hasta el final de los tiempos. Dichosos los humildes, pues a ellos también está dirigida la salvación, la redención, el amor y la vida eterna.

La palabra de Dios, contenida en los salmos es aleccionadora, edificante y alabanza para Dios, ella nos orienta para que comprendamos que:

“12 ¡Levántate, Señor Dios, alza tu mano, no te olvides de los pobres!

13 ¿Por qué el malvado desprecia a Dios,pensando que tú no pides cuenta?

14 Pero tú lo estás viendo:tú consideras los trabajos y el dolor, para tomarlos en tus propias manos.
El débil se encomienda a ti;tú eres el protector del huérfano.

15 ¡Quiebra el brazo del malvado y del impío,castiga su malicia y no subsistirá!

16 El Señor reina para siempre y los paganos desaparecerán de la tierra.

17 Tú, Señor, escuchas los deseos de los pobres, los reconfortas y les prestas atención.

18 Tú haces justicia al huérfano y al oprimido: ¡que el hombre hecho de tierra no infunda más temor! ”.
(Fragmentos del Salmo 10, catholic.net)

IMAGEN: JESUS SUMO PASTOR…

“EL ABUSO CONTRA LOS HUMILDES ES UNA ACCIÓN DE DURA SANCIÓN”.MEGF.(JUEVES 01 DE JULIO DE 2010).

Para citar este artículo: si se tratase del caso ejemplificado
GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .El Ejercicio del Principio Inquisitivo: ¿Ofrenda a la Ética o a la Justicia?. Maracaibo, Venezuela La Universidad del Zulia. 28-Enero-2009. Disponible en: http://www.inemegf.blogspot.com)
©..DERECHOS RESERVADOS
FORMA Y REQUISITOS EN LA CITA DE ARTICULOS, NOTAS, REFLEXIONES AUTORÍA DE MEGF. REDACTADA EL 01 DICIEMBRE DE 2009.
1.-REQUISITOS DE LA CITA ELECTRÓNICA.
¿Como citar los artículos, reflexiones, notas cortas, oraciones y otros materiales, en su versión electrónica, autoría de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor? Para citar las reflexiones, artículos, notas cortas, oraciones y otras materiales contenidos en los Blogs de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, sírvase colocar la siguiente nota: GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .Título de la publicación. Blog de Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, o los títulos de alguno de mis otros blogs Año. [En línea]. Puesto en línea el (fecha de publicación). URL: http://mervyster.blogspot.com/…./ Consultado el dia (fecha de consulta)
2.-REQUISITOS DE LA CITA A PARTIR DE LA VERSIÓN IMPRESA O DE AQUELLA QUE SIN HABER SIDO PUBLICA, FORMA PARTE DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES ACADÉMICAS, EDUCATIVAS, CULTURALES O DE LAS DIVERSAS BIBLIOTECAS.
¿Como citar la versión impresa? Primero.- : datos del autor: GONZALEZ FUENMAYOR( los apellidos del autor todos en mayúsculas) y luego los nombres( solamente la primera letra en mayúscula ) Mervy Enrique. Segundo.- El titulo( entrecomillado y todo en mayúsculas ) del articulo, nota corta, reflexiones, oraciones etc. ejemplo “CUARTILLA A MARACAIBO” .Tercero.- El lugar de publicación o impresión( Ciudad y País ) ejemplo Maracaibo-Venezuela, o Bogotá-Colombia. Cuarto.-La editorial que lo imprimió o diseñó: ejemplo: Vadell Hermanos Editores (la primera letra en mayúscula).Si lo que se va a citar se encuentra presentado a alguna Institución biblioteca d académica, educativa, organizaciones publicas o privada, y/o permanece en alguna(s) biblieca(s), o acaso ese material a citar no se ha impreso o publicado, entonces se coloca el nombre de esa Institución u Organización, Biblioteca, etc. ejemplo. La Universidad del Zulia, La Organización de Naciones Unidas, Biblioteca Central del Estado Zulia, etc. Quinto.-Se coloca el año de presentación, impresión o publicación. Ejemplo: año 2008. Sexto.-El total de las paginas del artículo, notas, reflexiones etc. el numero de las paginas consultadas .Ejemplo: Articulo de 35 paginas. Consultadas: 28-32.

Read Full Post »


Oración: “Aquí estoy, Señor. Envíame”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del jueves 05 de junio de 1997.

Trasladada a la red el domingo 26 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

https://i1.wp.com/dimeunapalabra.marianistas.org/wp-content/uploads/2008/01/0120.jpg


ORACIÓN —


¿Dónde está mi luz?

Me invitas a ser luz,

mientras levanta el sol su fuego.

Qué claro queda el día.

Qué concretas se ven las cosas.

La luz es la belleza del planeta

y el gozo de la creación.

Prende mi corazón en ti, Señor,

y hazme ser alegría de la tierra.

Es mañana de luz,

la tierra se abre al sol.

Siembra en mi corazón

el grano de tu Palabra

¡Oh! Sembrador

y hazme semilla de tu reino

sembrada con amor.

Aquí estoy, envíame.

Ya se anuncia el sol sobre la noche

y alegra el rostro de la tierra.

Su paso es Evangelio de alegría,

sembrado con besos de cariño.

Señor, mírame y llámame,

quiero ser Evangelio de esperanza,

semilla de tu Pascua

y luz de un nuevo amanecer.

Te seguiré, Señor, aunque me censuren,

me ofendan y critiquen.

¡Qué difícil ser profeta en tierra propia, Señor!

¡Qué difícil entre hermanos ser palabra de tu amor!

Cuando los ojos se cierran,

imposible es ver el sol.

Jesús: dame en este día ser testigo de tu voz.

Amén y amén.


— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


HEMOS CONVERSADO CON EL SEÑOR. Hemos sostenido con Él un diálogo. Con Él hemos conversado acerca de lo difícil que es ver la verdad, cuando cerramos nuestros ojos. Hemos conversado acerca de lo que es ser soldado de Cristo, ser profeta en la tierra que nos vio nacer. La historia sagrada está preñada de ejemplos, de todos aquellos que siendo profetas en su tierra, cargaron con la responsabilidad, el estigma y la consecuencia de perder hasta la vida por llevar el mensaje del Señor. Pero en la mañana de hoy, conversando con nuestro Señor, hemos aprendido que Él nos ha dicho que Él es la luz, que Él es el camino, que de Él es el reino. Y cuando se camina en la luz no se siente miedo a la oscuridad, pues la luz disipa las tinieblas. Y la fuerza del Señor, que es la fuerza de su luz, de su gracia y de su santidad, nos acompaña todos los días de nuestra vida, hasta el final de los tiempos. Por esa razón en este amanecer vamos a tomar la decisión, amigo y amiga que me lees, de comprometernos a llevar la Palabra del Señor, sin importar la actividad que tú realices, por muy sencilla que ésta sea, no hay excusa alguna que argumentar para no poder llevar la Palabra del Señor a quien no lo conoce o a aquellas personas que conociéndolo han cerrado sus ojos para no ver la luz. En esta mañana debemos prometer sinceramente que vamos a tener una transformación en nuestra vida, que vamos a tomar la decisión de transformar igualmente y de cambiar nuestra forma de conducirnos, nuestras actitudes frente a la vida, para ser más solidario con el desprotegido, con el humilde , para dedicarnos a nuestras actividades con amor, en la seguridad de que el Señor nos acompaña siempre y de que en la adversidad o dificultad de nuestra vida, el Señor está siempre con nosotros, para extendernos sus brazos y decirnos: “hijo mío, yo estoy contigo”. Solamente se requiere que tú le digas al Señor: “Señor Jesús, en este momento, yo abro las puertas de mi mente, de mi corazón, de mi espíritu, para que Tú te entronices en él, para que Tú te enseñorees en mi vida y pueda yo ser tu instrumento llevando una vida honrada, una vida productiva, desde el punto de vista material y espiritual, para que pueda ser solidario con los desprotegidos de esta tierra, para que me des discernimiento y poder determinar lo bueno y diferenciarlo de lo malo”. Por eso, Señor Dios, te decimos en este momento, “Concédenos serenidad para aceptar aquellas cosas que no podemos cambiar, concédenos valor para tener la fuerza suficiente de cambiar aquellas cosas que podemos, concédenos sabiduría para poder diferenciar entre las cosas que debemos aceptar y aquellas cosas que debemos cambiar”. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!


— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Oración: “La libertad de los justos”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del martes 22 de julio de 1997.

Trasladada a la red el sábado 11 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

https://i0.wp.com/cristorocafirme.com/jzblog/wp-content/uploads/2007/07/diez_m5.jpg


ORACIÓN —

La senda del justo es recta.

Tú allanas su camino.

En el sendero de tus normas

te esperamos, Señor.

Nuestro espíritu anhela

tu nombre y tu memoria.

Mi alma te ansía en la noche

y mi espíritu anda en tu busca

desde el amanecer.

Cuando tus decisiones llegan a la tierra,

los moradores del mundo

aprenden a ser justos.

Si no se perdona al malvado

nunca se aprenderá la justicia.

En tierra de honradez

el malvado actúa inicuamente

y no es capaz de ver la majestad del Señor.

Tu mano, Señor, está alzada,

pero ellos no la ven.

Verán avergonzados tu celo por tu pueblo

y el fuego los devorará

como enemigos tuyos.

Tú, Señor, nos darás prosperidad

porque llevas a término

todas nuestras empresas,

proyectos, anhelos e intenciones.

Señor, Dios nuestro, aparte de ti

no existe un poder más hermoso,

más misericordioso,

porque estás encima

de cualquier potestad o principado.

Nosotros invocamos solamente tu nombre,

¡oh! Señor, y nuestras plegarias

y oraciones realizadas con un corazón abierto

y un corazón contrito al mismo tiempo,

con rodillas postradas en tierra ante Ti,

recibimos la paz inmensa de tu amor.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


EN ESTA PLÁTICA QUE HEMOS SOSTENIDO CON NUESTRO SEÑOR, se acentúa la confianza que todos debemos tener en Dios. Dios, que gobierna con justicia y que hará bien a su pueblo. La justicia de Dios se abre misteriosamente camino en el mundo. A veces se le puede ver en la conciencia alertada de los hombres. Los malvados no la reconocen o en todo caso la desprecian. Los justos la desean, la cantan, la celebran. Para los primeros será el castigo, en lugar teológico, el perdón reiterado no los sacaría nunca de su injusticia, pues no han abierto su corazón, ni han querido ver. Pero en contraste, con su castigo, podrán ver cómo Dios salva los justos por los caminos que fueren. Dios hará que los justos tengan su modo de prosperidad. Él libra, en todo caso, del dominio de otros señoríos al hacerse reconocer como único Señor. Todos los demás empequeñecen y servilizan. Sólo Dios engrandece y libera. Ante los otros el hombre se rebaja porque no exceden de su estatura. Ante Dios se levanta el justo, hacia alturas insospechadas. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Oración: “La revelación que ilumina”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del lunes 21 de julio de 1997.

Trasladada a la red el sábado 11 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

http://reformadoreformandome.files.wordpress.com/2008/02/biblia.jpg


ORACIÓN —

Enséñame, Señor, tus mandamientos

y los guardaré puntualmente.

Dame la luz necesaria

para guardar tu ley

y la observaré de corazón.

Guíame por el camino de tus normas,

pues en él está mi alegría.

Inclina mi corazón hacia tus enseñanzas

y no hacia intereses malsanos.

Desvía mi atención de lo que es vano

y hazme vivir en tus caminos.

Cumple a tu siervo la promesa

que conduce a tu respeto.

Aparta de mí el deshonor,

que me da miedo,

pues tus decisiones son clementes.

Observa mi amor a tus decretos

y haz que viva en tu perfección.

Tu palabra es el faro de mis pasos

y la luz de mi camino.

Hice el juramento y lo mantengo,

de atenerme a tus justas decisiones.

Estoy hondamente afligido.

Dame vida, Señor, conforme a tu promesa.

Acepta, Señor, el voto que te hago

y enséñame tus decisiones.

Mi vida está continuamente en peligro,

mas no me olvido de tu ley.

Los malvados me tientan,

pero yo no me desvío de tus normas.

Tus enseñanzas son mi definitiva heredad,

la alegría de mi corazón.

Mi corazón se inclina al cumplimiento de tu ley,

para siempre y hasta el fin.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —

¡QUÉ BELLO ES ATENERSE A LO QUE EL SEÑOR NOS ENSEÑA! Ajustar nuestra conducta a lo que el Señor nos señala y nos indica, porque con esta conducta agradamos al Señor. Porque también en tiempo de aflicción, en tiempo de tristeza y de adversidad, el Señor nos dará la protección, la fuerza necesaria, la solución a tus problemas. Por ello en este momento, en esta conversación amorosa que hemos tenido con el Señor, hemos puesto de relieve una súplica, para que Dios imprima en el Hombre la verdadera imagen de su ley y le salve por ella. Así, la Palabra del Señor nos lo indica en el salmo 119. La ley tiene muchos nombres: mandamientos, normas, enseñanzas, caminos, promesas, decisiones, decretos, y entre todos no alcanzan a decir exactamente lo que es. No es otra cosa que Dios mismo, en la medida en que el Hombre lo ve acercándose a él, lo ve pero como una palabra, que el Hombre debe hacer suya para que ella le haga a él. Para ello Dios enseña, guía, da luz. Inclina el corazón, desvía la atención a lo opuesto de Dios. El hombre quiere hacer suya la iniciativa de Dios, guardándolo. Por ello le tiene afecto a esa iniciativa de Dios y se inclina guiándose por ella, sin olvidarla nunca y viviendo con ella. Todo a veces es dar vueltas, no sólo de palabras sino con todo el ser. Por ello en torno a este concepto, o mas bien una realidad que es una iluminación del Señor, debemos hermanos, dejarnos guiar por esa luz y atenernos a las normas que el Señor nos da, para tener una vida tranquila, feliz, alegre, y enfrentar nuestros problemas con la paz del Señor. En ese dar vueltas anda el Hombre, buscando su configuración, creando su identidad. El Hombre necesita a Dios para reconocerse a sí mismo enteramente y para realizarse. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —

AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


La Nota Corta: “Una elección importante: ¿Conocimiento o sabiduría?”

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Publicada en la Red el miércoles 1 de abril de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

https://i1.wp.com/www.chessmaniac.com/Clubs/uploaded_images/Doug-Grant-757680.jpg


SOLICITARLE AL SEÑOR QUE NOS DÉ SABIDURÍA es un privilegio y un beneficio que hemos obtenido por el sacrificio de Jesús, pues si bien es cierto que por el pecado de un hombre entró la muerte a todos los hombres, también por el sacrificio limpio, puro, sin mancha, desde donde sale el sol hasta el ocaso, entró la gracia y el perdón, ese sacrificio de nuestro buen Jesús, que nos redimió tanto de las culpas pasadas, como de las presentes y también de las futuras. Todas esas razones nos llevan a afirmar que es muy importante la sabiduría en el ser y esa sabiduría no llega del conocimiento humano; la sabiduría es un tesoro que proviene de lo alto. No importa cuál sea tu situación, ve y pídele al Señor sabiduría, serenidad para aceptar aquellas cosas que no puedes cambiar; aunque tú hagas los esfuerzos que hagas, aunque tú proyectes y programes lo que a bien tengas, hay cosas que no podrás cambiar nunca. Pero entonces, también pídele al Señor que te dé valor, valor para cambiar aquéllas cosas que sí puedes cambiar. Pero todas estas invocaciones, imploraciones y solicitudes que le haces al Señor no serían válidas, no serían legítimas, si no le ruegas al Señor que te dé la sabiduría para distinguir entre aquellas cosas que no puedes cambiar y aquellas que sí puedes cambiar. Y en estas últimas, también debes rogar al Señor para que te dé la fuerza suficiente, el valor necesario, para emprender el cambio de esas cosas. A veces son realidades exteriores a nuestra vida, pero la mayor parte de ellas son realidades de nuestra interioridad. El cambio viene de dentro hacia fuera, no de fuera hacia dentro. Debemos cambiar nosotros mismos para poder obtener una transformación exterior y del mundo que nos rodea. Cambiar la pobreza en riqueza de espíritu, la injusticia en justicia, lo malo en lo bueno, lo oscuro en luz, el hambre en abundancia física y espiritual. El secreto de todo está en comprender el gran problema de la vida y la misión que a cada uno nos ha asignado el Hacedor Supremo. El problema de la vida lo conoces bien. Somos viajeros del tiempo que vamos camino a la eternidad. Dios nos ha dado a cada uno el tesoro inapreciable de la vida. Encerrando en la cárcel de un cuerpo de barro, la realidad de un espíritu inmortal. Nuestra misión, que llamaríamos interna, no puede entonces ser otra que la de cuidar y hermosear nuestra alma, la de purificarla, aquilatarla y llenarla de los supremos encantos del amor divino. La misión externa la debes deducir del medio ambiente en que te encuentras, del malestar social, familiar, que tu alrededor adviertas, de las necesidades morales o materiales que vayas palpando, y también de tus propias inclinaciones, actitudes y aptitudes para aliviar el mal de los demás, bien sea espiritual, religioso, moral o económico. Es necesario comprender las obligaciones que impone el precepto de Cristo de amarnos los unos a los otros. No somos partículas sin cohesión, dispersas y perdidas en la sociedad, sin obligaciones sociales. Somos células vivas de una sociedad en marcha, no podemos despreocuparnos de su mejoramiento ni de su bienestar, ya que éstos son el resultado lógico de la colaboración de todo el organismo, de cada una de sus partes y de cada una de sus células. Tu misión como cristiano debe ser, entonces, el apostolado de la verdad y del bien, la irradiación de la luz y de la belleza, de la bondad y del amor del divino Evangelio de Jesús. ¡Ánimo! ¡Gozo! ¡Alegría!

(Tomado parcialmente de GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique. Oración “Espíritu de Sabiduría”. Venezuela. 2008. SPE/SPI [En línea] http://mervyster.blogspot.com).

Read Full Post »


Oración: “Dame un corazón sano”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del miércoles 9 de julio de 1997.

Trasladada a la red el viernes 27 de marzo de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

[CORAZÓN+DAME+UN+NUEVO+B.MEGF.JUEVES+26+MARZO+2009.468854864_0cb2024c42.jpg]


ORACIÓN —

Éstas son mis cuentas, Señor.

Mi corazón está de pie

y mi vida transcurre en el trabajo.

Mis manos tejen horas

a tu servicio y sin descanso.

Tuya es mi vida, Tú sólo mi salario.

Dame un corazón sano.

Guarda mi corazón

de levadura de maldad

y cámbialo sinceramente

en fermento de bondad.

Quiero en esta mañana

tan limpia y virginal

prometerte con fe

ser levadura de humildad.

Mis labios te confiesan ¡Oh! Señor.

Me gozo ante los ángeles del cielo

y ante los hombres de la tierra

de proclamar tu nombre, mi Señor,

con arpa y con salterio de alborada,

con platillos sonoros de montañas.

Que todos los momentos de este día

aplaudan a Jesús, el Salvador.

Te espero iluminado en el corazón,

te busco y te requiero

y espero con amor la boda.

Hoguera son mis ojos

y lenguas de deseos son mis manos.

¿Quien más amado que el amor

clavado en cruz y bautizado en sangre?.

Ven señor y termina ya la noche,

y brille tu fulgor al levantarme.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


¡QUÉ MARAVILLOSO ES ESTAR EN LA PRESENCIA DEL SEÑOR Y CONVERSAR CON ÉL! Es un conjunto de emociones y sensaciones que toca lo mas profundo de nuestra alma. Platicar con el Señor es dejar todo en sus manos. Es glorificarle, es santificarle, es decirle: Señor Jesús estoy en tu presencia, límpiame y sáname. Es importante en este momento, hermano y hermana que me lees, saber que nuestra vida es un regalo de Dios y que debemos asumirla con todas las alegrías, pero también con las adversidades. Y ello nos lleva nuevamente a afirmar que debemos llevar la cruz que en justicia nos ha tocado en esta vida. Debes entender que la cruz es tu verdadera gloria. Señor Jesús, muerto en el madero de la cruz para darnos gloria y vida. A los ojos de la carne la cruz fue tu gran fracaso, tu tremenda derrota, sin embargo mirándote en la cruz con los ojos de tu Padre descubrimos que convertiste el madero infamante en árbol de gloria. Por la ignominia de la muerte conquistaste la vida, la reconquistaste. Por el paso patético de la cruz nos ganaste el gozo de la gloria. Por eso no consideramos a tu cruz como un instrumento de suplicio, sino como nuestra señal, como nuestro signo y ese signo no es de muerte, es de vida y victoria. Los apóstoles te predicaron crucificado, pero ellos quisieron mostrarte pagando un precio de redención, para obsequiarnos el fruto de ese pago cruento: la gloria de tu reino, que es el mismo reino de tu padre, Cristo sinónimo de vida, tu ya pasaste por la cruz, pero nosotros todavía debemos pasar por tu cruz, el Padre no te la ahorró. Pues bien, no es el discípulo mayor que su maestro. ¿Seremos capaces, hermanos y hermanas que me leen, de beber el cáliz que el Señor Jesús bebió? ¿Podremos atravesar su sacrificio, triunfantes como él? ¿Soportaremos la prueba para recibir la corona de vida que nos prometió Jesús a quienes le aman? ¿Nos alegraremos por la cruz, felices por compartirla o la rechazaremos como algo que se debe evitar? ¿Sabremos que tú fuiste Jesús, varón de dolores para que nosotros fuésemos gozosos beneficiarios del cielo? ¿Acaso me daré cuenta de que debo unirme a tu cruz para resucitar contigo? ¿Reconoceré que sin sangre no hay salvación y que mi felicidad tiene un precio: el de tu entrega en la cruz? Señor Jesús, dame la felicidad de saber que en la cruz reside tu gloria. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —

AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »

Older Posts »