Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘calma’


LA NOTA CORTA. “VOLVER LA CARA A DIOS”

IMAGEN: ENCONTRARSE CON JESUCRISTO HIJO DE DIOS…

“LOS VALORES Y LOS PRINCIPIOS DEL ESPIRITU SON EL ANDAMIAJE QUE SOPORTAN LA VIDA DE JUSTICIA Y PROBIDAD DEL SER HUMANO”.MEGF.( MARTES 20 DE ABRIL DE 2010).

LA NOTA CORTA. “VOLVER LA CARA A DIOS”
POR PROF. DR. MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.
MARACAIBO.ESTADO ZULIA.REPÚBLICA DE VENEZUELA.AMÉRICA DEL SUR.
REDACTADA Y PUBLICADA EN LA RED: MARTES DE 20 ABRIL DE 2010
.
El mundo actual es un reto a la bondad, a la moral, a la justicia y a todos aquellos valores y principios puros, decentes, honestos, espirituales, éticos, sublimes, trascendentes y conformes con la voluntad de Dios. El hombre transita peligrosamente, caminos de maldad, de torpezas, de transgresiones de todo tipo, que le conducirán inexorablemente a su perdición, a su muerte eterna, si no cambia radicalmente su proceder y sus actitudes. Basta ojear los periódicos, ver algún noticiero, mirar la televisión o simplemente escuchar las historias que ocurren en nuestro barrio o urbanización, para corroborar lo que ya se afirmó. Hay que buscar en Dios el camino, la verdad y la vida, El es la verdadera salvación y la fuente de la vida eterna. En los siguiente párrafos de mi autoría hallaremos otros argumentos que refuerzan la necesidad nuestra de volver la cara a Dios.
“Sentimientos ligados a lo celestial, a la misericordia y al gran amor de Dios nos encuentran en la oración, para darnos consuelo, fuerzas y discernimiento. Jamás debemos permitir que la seducción del pecado nos invada, nos transgreda en nuestras intenciones más puras y de servicio a Dios. Los que ya andan en las sendas, en el camino de la perdición, pretenden llevarnos al foso, al abismo del infierno. Por eso señor te pido hoy, que por tu gracia, por tu santidad y por tu amor, nos evites tropezar con las piedras traicioneras de la impudicia, del deshonor, del engaño, de la injusticia, de la falta de perdón y amor al prójimo, dé la falta de fe en ti y además impidas que caigamos de rodillas frente al mal Los impíos nos ofrecerán un catalogo de recompensas, privilegios, bienes materiales y todas cuántas cosas mundanas nos pueda satisfacer. No obstante señor Jesús, tu que eres el vencedor de la muerte, del pecado y del mal, no dejarás a tus criaturas ser víctimas de las fauces de la maldad, de la mentira y de los subterfugios y artificios que suelen utilizar las huestes pecadoras y al servicio de lo fatuo, de lo carnal, de lo insano y de todo lo que constituye una transgresión grave a tus preceptos y a tus designios. Escucha señor mi clamor, no permitas que pueda flaquear ante los bienes materiales que algunos de mis compañeros de ruta me prometen a cambio de ejecutar actos, hechos, conductas contrarios a la verdad y a los preceptos de tus enseñanzas.. Esos compañeros señor, corren hacia el mal, de espaldas a tu luz y a la verdad que es nuestro norte, nuestro faro y nuestra guía, pretendiendo obtener cualquier cosa, independientemente de que se pueda derramar sangre del prójimo. Inquieren, esos malignos, de mi un comportamiento igual al suyo, para enrolarme en el ejército de los malvados, pecadores y negadores de la verdad y la existencia de Dios. Señor mío afina mí oído, mi vista, mi discernimiento y mi inteligencia para negarme a cometer tales actos. Por el contrario señor te abro la puerta de mi mente, de mi espíritu, de mi corazón para qué puedas orientarme, señalarme los caminos correctos por los cuales debo transitar y practicar la doctrina cristiana que me permitirá ganar el cielo. Ánimo, gozo, alegría…..”.(Tomado de la sección: COMENTARIO, en la ORACIÓN “ALEJARSE DE LAS MALAS COMPAÑÍAS”.POR PROF. DR. MERVY ENRIQUE GONZÁLEZ FUENMAYOR.MARACAIBO.ESTADO ZULIA.REPÚBLICA DE VENEZUELA.AMÉRICA DEL SUR.REDACTADA Y PUBLICADA EN RED: MIERCOLES 12 DE AGOSTO DE 2009).

IMAGEN: ENCONTRARSE CON JESUCRISTO HIJO DE DIOS…

“LOS VALORES Y LOS PRINCIPIOS DEL ESPIRITU SON EL ANDAMIAJE QUE SOPORTAN LA VIDA DE JUSTICIA Y PROBIDAD DEL SER HUMANO”.MEGF.( MARTES 20 DE ABRIL DE 2010).

Para citar este artículo: si se tratase del caso ejemplificado
GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .El Ejercicio del Principio Inquisitivo: ¿Ofrenda a la Ética o a la Justicia?. Maracaibo, Venezuela La Universidad del Zulia. 28-Enero-2009. Disponible en: http://www.inemegf.blogspot.com)
©..DERECHOS RESERVADOS
FORMA Y REQUISITOS EN LA CITA DE ARTICULOS, NOTAS, REFLEXIONES AUTORÍA DE MEGF. REDACTADA EL 01 DICIEMBRE DE 2009.
1.-REQUISITOS DE LA CITA ELECTRÓNICA.
¿Como citar los artículos, reflexiones, notas cortas, oraciones y otros materiales, en su versión electrónica, autoría de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor? Para citar las reflexiones, artículos, notas cortas, oraciones y otras materiales contenidos en los Blogs de Prof. Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, sírvase colocar la siguiente nota: GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique .Título de la publicación. Blog de Dr. Mervy Enrique González Fuenmayor, o los títulos de alguno de mis otros blogs Año. [En línea]. Puesto en línea el (fecha de publicación). URL: http://mervyster.blogspot.com/…./ Consultado el dia (fecha de consulta)
2.-REQUISITOS DE LA CITA A PARTIR DE LA VERSIÓN IMPRESA O DE AQUELLA QUE SIN HABER SIDO PUBLICA, FORMA PARTE DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES ACADÉMICAS, EDUCATIVAS, CULTURALES O DE LAS DIVERSAS BIBLIOTECAS.
¿Como citar la versión impresa? Primero.- : datos del autor: GONZALEZ FUENMAYOR( los apellidos del autor todos en mayúsculas) y luego los nombres( solamente la primera letra en mayúscula ) Mervy Enrique. Segundo.- El titulo (entrecomillado y todo en mayúsculas) del articulo, nota corta, reflexiones, oraciones etc. ejemplo “CUARTILLA A MARACAIBO” .Tercero.- El lugar de publicación o impresión (Ciudad y País) ejemplo Maracaibo-Venezuela, o Bogotá-Colombia. Cuarto.-La editorial que lo imprimió o diseñó: ejemplo: Vadell Hermanos Editores (la primera letra en mayúscula).Si lo que se va a citar se encuentra presentado a alguna Institución biblioteca d académica, educativa, organizaciones publicas o privada, y/o permanece en alguna(s) biblieca(s), o acaso ese material a citar no se ha impreso o publicado, entonces se coloca el nombre de esa Institución u Organización, Biblioteca, etc. ejemplo. La Universidad del Zulia, La Organización de Naciones Unidas, Biblioteca Central del Estado Zulia, etc. Quinto.-Se coloca el año de presentación, impresión o publicación. Ejemplo: año 2008. Sexto.-El total de las páginas del artículo, notas, reflexiones etc. el número de las paginas consultadas .Ejemplo: Articulo de 35 paginas. Consultadas: 28-32.

Anuncios

Read Full Post »


Vídeo Reflexivo: “Jesús calma la tempestad”.

Grabado el jueves 19 de marzo de 2009.

Trasladado a la red el domingo 05 de abril de 2009.

Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

HE TRAÍDO ESTE TEXTO en su versión libre de la Internet, texto que resume los acontecimientos ocurridos con ocasión de la tempestad que se presentó cuando encontrándose Jesús durmiendo en la popa de la barca, en compañía de sus discípulos, regañó al viento y al lago le dijo: “¡silencio!, estate callado”. Pero además recriminó la conducta cobarde de los apóstoles y su carencia de fe. Hoy, dos mil años después, la mayor parte de nosotros seguimos apáticos, con miedo a seguir las enseñanzas de Jesús, y enfrentarnos a las injusticias, a los abusos y a todas las enfermedades sociales que a quejan a la Humanidad.

“Discípulos aterrorizados (Mar. 4: 35-41)

Jesús llamó a los discípulos a que aprendieran de él antes de salir a predicar y a exorcizar demonios. Cuando los hechos descritos en Marcos 4 sucedieron, lo habían seguido por unos dos años, pero aprendían lentamente, tenían dificultad para comprender y tenían problemas para transferir lo que habían aprendido de una situación a otra. Una vez, después de un agitado día de enseñanza, Jesús los llevó en un viaje en barco a través del Mar de Galilea. Cansado y deseando descansar, Jesús se preparó un lugar para dormir en la papa del barco, y muy pronto se quedó dormido.

Los evangelios sinópticos dicen que, de repente, se levantó una tormenta en el lago. Esto es típico, ya que “el mar de Galilea es pequeño; mide solamente unos 21 kilómetros de largo y 13 de este a oeste, en su parte más ancha. El valle del Jordán sigue la línea de una profunda falla en la corteza terrestre, y el Mar de Galilea es parte de esa depresión. Está a unos 210 m debajo del nivel del mar. Esto hace que su clima sea cálido y agradable, pero también tiene sus peligros. Sobre el oeste, hay montañas con quebradas y valles; cuando soplan los vientos fríos del oeste, estos valles y quebradas actúan como gigantescos ventiladores. En ellos, el viento se comprime, por así decido, y baja sobre el lago con una violencia inusitada, haciéndolo, además, repentinamente. En un instante, la calma puede convertirse en una pavorosa tempestad”.

En el medio de la tormenta, los discípulos despertaron a Jesús. Tenían miedo, y le preguntaron si se preocupaba por ellos, que estaban a punto de perecer. Como pescadores, deberían haber conocido estas tormentas repentinas, pero su reacción implicaba pánico y terror. Tener a Jesús, el Maestro, en el barco con ellos, no significaba nada para ellos.

Después de que Jesús calmó la tormenta, regañó a los discípulos por su temor y falta de fe. Esto indica que Jesús había esperado que ellos hubieran crecido, y se chasqueó por lo que evidentemente era la ausencia de crecimiento (en el peor caso) o su aumento lento (en el mejor caso).

Cuando los discípulos vieron el poder de Jesús sobre los elementos, estuvieron sorprendidos y se preguntaban entre sí: “¿Quién es este, que aun el viento y el mar le obedecen?” (Mar. 4: 41). La primera parte del pasaje los describe aterrorizados, llenos de pánico, lentos para comprender el poder de Jesús. Al final, los discípulos exhiben un temor reverente y admiración. ¿Lo llena de admiración y reverencia el poder de Dios en su vida?

Compare y contraste la respuesta de Jesús a la tormenta con la de los discípulos. ¿Ha crecido su discipulado hasta el punto en el que puede dormir en medio de una tormenta? ¿Qué hará usted para asegurarse que su discipulado produzca mejores resultados que los que tuvieron los primeros discípulos de Jesús?”

Read Full Post »


Oración: “Paz en tu amor”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del jueves 10 de julio de 1997.

Trasladada a la red el lunes 30 de marzo de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

https://i2.wp.com/www.reclinux.net/david/viana/auroros/auroros_viana_misa_navarra_03.jpg


ORACIÓN —

Préndeme en tu fuego, mi Señor.

Fuego revelan tus palabras.

Fuego levantan tus milagros.

Eres fuego de Dios en cruz

de amor transfigurado.

Tu fuego es pan de vida

y vino de misterio consagrado.

Bendito fuego salvador,

acrisola mi vida en tu costado.

Dame la paz de tu amor.

Paz y guerra definen las huellas

remarcadas de tu paso.

La paz de tu Evangelio es guerra

y lucha de amor contra el pecado.

Abres caminos con tu andar

y dejas un mundo nuevo a tu paso.

Danos la paz de tu saludo

a tanto pueblo atribulado.

Dame ojos, Señor, que te sepan ver.

Me gusta disfrutar los hechos

diarios de la calle.

Amo la aurora y amo al sol.

Disfruto con la brisa de la tarde

y siento con placer

la voz de Dios en sus detalles.

Revela, mi Señor, tu voluntad.

Háblame al corazón y no te calles.

Hazme, Señor, instrumento de perdón.

La vida es un camino de paz y de fraternidad.

Cualquier ofensa recibida lleva

también consigo el don de perdonar.

Enséñame ¡oh! buen Jesús

y señor de la mañana,

a ser fuente de amor y paz.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


ES SENCILLAMENTE EXTRAORDINARIO TENER LA OPORTUNIDAD DE HABLAR CON EL SEÑOR. Sentir su presencia amorosa. Sentir cómo un fuego de luz misteriosa, de amor, de paz, de serenidad y de sosiego va invadiendo muy lentamente toda nuestra vida y nuestro corazón. Y en este momento que anuncia el nacimiento de un nuevo tiempo, amigo y amiga que me lees, debemos hacernos el firme propósito de ser constructores de la paz. Cristo pacífico, príncipe de la paz, sé que la paz es la tranquilidad en el orden pero no en cualquier orden, sino en el orden de tu gracia. Tú proclamas: bienaventurado hijo de Dios el que construye la paz de la cual está enamorado. Esa paz que es calma y liberación, paciencia y perdón, misericordia y justicia. Pero también una paz que muchas veces es espada. Tú también dijiste, Señor: mi paz os dejo, mi paz os doy, no como el mundo la da, la doy yo. Esto supone, Señor que hay una paz según categorías mundanas y otra que es la paz que tú nos das. La paz del mundo se firma con una mano y se violenta con la otra. La paz del mundo es doble. Los enemigos de ayer son hoy nuestros aliados. Y nuestros enemigos de hoy son nuestros aliados de ayer. Tu paz es a veces espada, espada contra nosotros mismos, que somos nuestros peores enemigos. Sé que al entrar en una casa debo comunicar la paz y construir allí mismo la paz. Sé también que en muchas ocasiones tendré la paz al constatar que mi fe me ha salvado. Sé que tú viniste para enderezar nuestros pasos por los caminos de la paz. Sé también que tu apóstol deseaba gloria, honra y paz a todo el que practica el bien. Tu Padre nos dio la paz y aplastará a la cabeza de Satanás en el último día. Sé que el fruto de la justicia puede ser sembrado sólo en paz y que debo procurar que el día de la justicia de Dios nos encuentre en paz con Él y con el hermano. ¿Qué hago cuando la paz se ausenta de mi corazón, cuando la duda siembra allí sus gérmenes? Acordarme de ti, amar tu paz, saberme feliz y perdonado, saberme hijo de Dios. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Oración: “No perdamos el tiempo”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del lunes 6 de octubre de 1997.

Trasladada a la red el martes 17 de marzo de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).

https://i0.wp.com/willyfoggy.blogia.com/upload/20080406114511-tiempo.jpg


ORACIÓN —

Cuando desperdicias el tiempo inútilmente, desprecias los dones de Dios, el presente que es infinitamente bueno, tu amor y tu generosidad. Comencemos hoy, hermanos, a hacer bien, porque nada hasta ahora hemos hecho. Estas son palabras que el padre San Francisco en su humildad se decía a sí mismo, hagámoslas nuestras al comenzar este nuevo día. Verdaderamente nada hemos hecho todavía, o al menos muy poco. Los años se han sucedido, han empezado y terminado, sin que nos hayamos preguntado cómo los hemos utilizado, si no había algo que agregar, enmendar o quitar a nuestro comportamiento. Hemos vivido inconscientemente, como si nunca el eterno juez nos llamara frente a sí, para pedirnos cuenta de nuestra actuación en la que hemos gastado nuestro tiempo. Al contrario, debemos rendir cuenta detallada de cada minuto, de cada movimiento de gracia, de cada oportunidad que se nos presenta de hacer el bien. La más insignificante violación de la ley santa de Dios, nos será tomada en cuenta. El amor no puede esperar, e incluso los reyes magos tan pronto llegaron al pesebre no ahorraron esfuerzos para que fuese conocido y amado Aquel que con el influjo de la gracia había conquistado sus corazones, traspasándolos con la caridad que ama expandirse, porque el corazón por su limitado tamaño no la puede contener y ama comunicar aquello que lo rebosa.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —

NO DEBEMOS PERDER EL TIEMPO. En este momento, cuando hemos conversado con el Señor, cuando le hemos glorificado, alabado y bendecido, también es necesario que nosotros le pidamos al Señor que nos dé la capacidad suficiente para no perder el tiempo. El tiempo es un regalo del Señor, porque el tiempo se traduce en minutos y en segundos de vida, y la vida es un don de Dios. Y en esta vida estamos obligados a realizar y a hacer aquellas cosas útiles, a asumir conductas y actitudes que sean agradables al Señor, a esforzarnos para mejorar las condiciones de esta sociedad. Esforzarnos para mejorar las condiciones de nuestra comunidad, de nuestra familia, del entorno. Acrecentando los sentimientos de amor, de paz, de solidaridad con el desprotegido, dándole una palmadita a aquellos que necesitan tu ayuda, no solamente económica sino también esa ayuda espiritual. Ese abrazo de solidaridad en los momentos difíciles, cuando tu hermano se ve caído, abatido y agobiado por la adversidad, por las penas, por las dificultades, por esas enfermedades del alma que requieren de la ayuda y del auxilio del Señor y también de nosotros que somos sus instrumentos, sus criaturas hechas a imagen y semejanza suya. ¿Sabes dónde se adquiere la serenidad de espíritu, amigo lector? En las misteriosas uniones del amor. El amor unifica las voluntades. El que ama hace suya la voluntad del amado. ¡Oh! si comprendieses toda la sublime delicadeza del amor, entonces, sabrías pasar por los senderos de la vida con una eterna sonrisa en los labios. No sentirías el abatimiento ante los fracasos, ni te turbarían las dificultades ni los contratiempos, porque viviendo de amor sabrías que nada sucede sin la voluntad del amado supremo. En sus manos están todas las cosas, las dichas y las penas, las flores y las espinas y nada pasa en el mundo sin que él lo permita ¿Cómo podrías suponer entonces que cayera sobre nosotros el dolor y la tribulación, y nos sonriera la dicha y la alegría si el amado viera que no es para nuestro bien? ¡Oh! si vivieras de amor, cómo serían para ti caros todos los enigmas de la vida, cómo la primavera de tu alegría sería eterna, y habitual la serena paz de tu cielo interior. En todas las eventualidades sabrías, hermano y hermana que me lees, repetir con el maestro divino: Hágase tu voluntad Señor, Tú sabes lo que haces. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Oración: “Tanto amor me sobrepasa”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del martes 05 de agosto de 1997.

Trasladada a la red el miércoles 11 de febrero de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).


https://i2.wp.com/www.actosdeamor.com/cristomundo2.jpg

ORACIÓN —

Gracias, Padre.

Tu amor al Hombre

se llama Jesucristo.

Con él me has regalado

lo más profundo de tu ser.

Él es tu salvación en mí,

¡qué insondable es tu amor!

Hazme sentir esta alegría

en lo profundo de mi corazón.

Crece tú en mí, Señor

y haz disminuya yo.

Tú eres simiente de vida

sembrado en mi corazón.

Crece tú en mí

y haz que disminuya yo.

¿Hay acaso alegría más grande

que ser aurora del sol?

Señor, dame de esa agua.

Tú eres mi pozo.

De ti quiero beber el agua viva,

el amor y la gracia del perdón,

de la paz y de la justicia.

Mis labios tristemente

se saciaron en fuentes corrompidas,

dame, Señor, del agua

que brota de tus ojos fresca y limpia.

Busco tu vida en plenitud.

El hombre busca vida en plenitud

Y Tú, Señor, te ofreces a ser

manantial de vida para el corazón que cree.

Tú eres mi Pascua verdadera,

mi gozo en clara fuente.

Gracias, señor Jesús, por tu bondad

en este día nuevo que amanece.

Amén y amén.



— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


ES EXTRAORDINARIAMENTE HERMOSO Y MARAVILLOSO en este momento sostener una conversación con Dios. Sentir cómo su presencia va penetrando todo nuestro cuerpo, cuando nos acercamos a Él con un corazón contrito arrodillados en su presencia, glorificando su santo nombre y abriendo nuestra mente, cuerpo y espíritu, nuestro corazón a su Palabra y nos dejamos tomar por esa presencia hermosa que está frente a nosotros con sus brazos extendidos, con una mirada de amor y presto a seguir dándonos su misericordia, su paz y su amor. Por ello, hermano y hermana que me lees, debemos vivir una vida llena de paz, con alegría y con paz contagiosa. El Señor es el camino, la verdad y es la paz, pues Él es manso y humilde. Señor Jesús, príncipe de la paz y fuente de alegría. Sé que la alegría y la paz son obras del espíritu de amor que procede de ti y de tu Padre. Sé que la alegría y la paz son tu felicidad. Yo ando buscando la felicidad, a veces la encuentro y a veces no. Otras veces, Señor, pierdo la felicidad que un día encontré. Yo tengo, Señor, muchos motivos para vivir en alegría y en paz. No hay guerra en mi patria, tengo trabajo, tengo salud, tengo familia, soy cristiano. Tú me devuelves la paz, cuando después de pecar me arrepiento. Me devuelves la alegría cuando la tristeza invade mi alma. Tengo paz y alegría. Pero esa paz y alegría que me hacen feliz, no pueden quedar guardadas en una vitrina, en un armario, ni en mi corazón, ni en las cuatro paredes de mi pequeño hogar. Esa paz y alegría que tú me obsequiaste inmerecidamente, es tu paz y tu alegría. Tus dones son los que me hicieron feliz. Pero tus dones, Señor, son para expandirlos, multiplicarlos, cómo la buena semilla hambrienta de buena tierra. Sería yo un infeliz si no hiciera feliz a otros, aunque fuera a uno solamente. Señor Jesús, príncipe de la paz y fuente de alegría, dame la perseverancia de pedir a tu espíritu la fuerza para poder cumplir con tus obras .Dame el deseo y la perseverancia para comunicar los demás los bienes que tú me has dado gratuitamente, como siempre nos das tus cosas. Como siempre te nos das tú mismo. Haz que la felicidad que tengo por vivir tu paz y tu alegría se contagie a mis hermanos. ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!



— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »


Vídeo Reflexivo: “¡Cálmate!”.

Grabado el martes 30 de diciembre de 2008.

Trasladado a la red el viernes 30 de enero de 2009.

Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

EN ESTE VÍDEO REFLEXIVO, el vídeo espectador encontrará explanada una situación que es común a todos los miembros de la sociedad, y que se vincula con la mayor o menor serenidad con las cuales se perciben, se interpretan y se solucionan las diferentes realidades a las que aquellos se enfrentan. Resulta obvio que la calma, la serenidad y la ecuanimidad deben presidir aquellos actos volitivos. Siempre es más conveniente actuar con calma que con irascibilidad, los resultados de una u otra actitud serán beneficiosos o perjudiciales para el Ser Humano.

Hemos decidido auxiliarnos utilizando a manera introductoria algunas notas que fungieron idénticamente para otro vídeo reflexivo de mi autoría, cuya información aparece al pie de la cita, cuya transcripción iniciamos de seguidas:

“No es fácil enfrentar y afrontar los problemas de la cotidianeidad, de la rutina, de la vida misma, si quisiésemos hacerlo cuando estamos airados, enojados, enfadados o invadidos por la ira. Nuestras decisiones, resoluciones y modos de resolver nuestros problemas deben estar precedidos por un ambiente de serenidad, paz y sosiego. Algunos especialistas en el área de la conducta humana, de su psiquis y de sus actitudes, nos informan que las personas que están enojadas, viviendo un estado de agresividad, de suma tristeza, de melancolía, de nostalgia , de desequilibrio emocional, cuando les toque vivir, enfrentar y resolver algunos de los numerosos problemas que la vida les ofrece, generalmente asumen decisiones equivocadas, errátiles, desacertadas, las cuales generarán consecuencias y en algunos casos serán irreversibles tanto para quien la tomó, como para su entorno y para aquellas personas que de alguna manera fueron las destinatarias de esas decisiones o de sus efectos. Estos especialistas también aseveran que un individuo sereno, calmado, pacífico, equilibrado, etc., es capaz de tomar decisiones en líneas generales más acertadas, más correctas, más idóneas y más efectivas y eficientes que aquellos que se dejan dominar por sus emociones, sentimientos, afectos y desafectos. El vídeo que se presenta a su consideración está orientado en el sentido indicado y espero para servir de mucha utilidad a quienes piensan generalmente que cualquier problema que se les presente es peliagudo, complejo y más difícil de resolver que aquellos que se les presentan a otras personas. Obviamente están equivocados al pensar que solamente a ellos la tragedia, la tribulación y los inconvenientes tocan sus puertas. Olvidan que cada ser humano, como lo afirma la mayor parte de los psicólogos, es un costal de problemas. Lo que sucede es que la mayoría de la personas no andan deambulando por las calles, utilizando un megáfono y gritando todo pulmón los problemas que les conciernen a ellos solamente y buscando lastimeramente el auxilio, la ayuda y el socorro de los demás. Déjame decirte que a cada uno de nosotros le ha tocado una cruz y que tiene que cargarla para poder cumplir los designios de Dios. Debemos afinar nuestro espíritu y nuestra alma en el crisol de los problemas, lo mismo en el hierro pasa por el yunque del herrero pará que pueda tomar forma y convertirse en algo útil, hermoso y de gran valor. La vida no es un lecho de rosas, pero Dios nos dio la fuerzas necesarias para convertir el terreno árido en una parcela prodiga en frutos y grandemente cultivable. De allí que de nuestra vida debemos intentar nuestros mejores esfuerzos en orden a la consecución de nuestros ideales, metas y propósitos, cultivando y enriqueciendo nuestra fe. Sin dejar de perder la creencia en Dios, en su gran poder, en su infinita misericordia, en su piedad, en su auxilio y lo más importante en su gran amor nosotros. De tal forma que la fe desvanece nuestras tensiones, nuestras en ansiedades, nuestros enfados, nuestra agresividad, nuestra hostilidad, nuestra tristeza etc. para concedernos una salud alegre y consecuencialmente la paz necesaria para abordar cualquier aspecto de nuestra vida muy difícil que ésta sea. ¡ÁNIMO! ¡GOZO! ¡ALEGRÍA!.


(Tomado de GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique. Comentario al Vídeo Reflexivo “Inténtalo con calma”. SPE / SPI 2008. Disponible en http://www.mervyster.blogspot.com).

Read Full Post »


Oración: “Te recibiré para que me recibas”.

Por Mervy Enrique González Fuenmayor.

Tomada de su versión original del jueves 11 de septiembre de 1997.

Trasladada a la red el lunes 19 de enero de 2009.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

(Fragmentos elegidos de la sección: “MERVY GONZÁLEZ ESTÁ CONVERSANDO CON…” que formó parte de un programa radial en el que participó como conductor por espacio de cuatro años aproximadamente: 1996, 1997, 1998, 1999, que se trasmitía en una estación radioeléctrica ubicada en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur).


Te recibiré para que me recibas

ORACIÓN —

¡Quién me diera! ¡Oh! señor Jesús,

que te encontrara solo y te abriera todo mi corazón

y me deleitara en ti como lo desea mi alma

y ya ninguna criatura me moviera o atrajera,

sino que Tú solo me hablaras y yo a ti,

como suele hablar el que ama a su amada.

Y como se regocijan entre sí dos amigos.

Pido y deseo, Señor Jesús, estar unido contigo,

que mi corazón se aparte de todas las cosas creadas

y que por la Sagrada Comunión aprenda

a gustar de las cosas celestiales y eternas

Señor y Dios mío, ¿cuando estaré enteramente

absorto en ti y totalmente olvidado de mí?

Tú en mí y yo en ti.

Y así seamos como lo deseaste

y pediste a tu eterno Padre: una sola cosa.

Verdaderamente Tú eres el Dios escondido

y no celebras consejo con los impíos,

sino que tu conversación es

con las almas humildes y sencillas.

¡Oh! ¡cuán suave es!, ¡oh! Señor, tu Espíritu,

pues para mostrar tu dulzura para con tus hijos

te dignas alimentarlos

con pan suavísimo descendido del cielo.

Recíbeme, Dios mío y haz que yo viva eternamente

para cantar las maravillas de tu amor.

Amén y amén.


— APLICACIÓN A NUESTRA VIDA —


Jesús en el Santísimo Sacramento, en la Comunión, es nuestro conservador. Por ello en este momento, hermano y hermana que me lees, es importante que reflexionemos acerca de lo benéfico que es acercarnos al sacramento de la Comunión, a través de la Confesión, para poder recibir el Pan de Vida, el alimento tangible de nuestra vitalidad eterna, prometida por el Señor. Hermano y hermana que me lees, si no te has reconciliado con Dios, éste es el momento oportuno. En este tiempo piensa y medita, si te has apartado de tu iglesia, si hace ya tiempo has dejado de vincularte con el Señor, ¡es el momento! Es el momento de iniciar el cambio y transformación de nuestra vida, de aceptar a Jesucristo, nuestro Salvador en el sacramento de la Comunión. ¡Vuelve hermano, Jesús te espera! La vida es un camino de tristeza y de lágrimas. Hay relámpagos de felicidad, horas rápidas de dicha y de paz, pero cuán pronto pasan. Lo que permanece es el dolor, la mano de hierro que desbarata nuestras ilusiones y sirve de loza al sepulcro de nuestras esperanzas. Tal es la herencia del pecado, pero cuando Jesucristo aceptó por nosotros y junto con nosotros, todas nuestras tristezas y dolores, se hizo por esto mismo nuestro celestial y divino consolador. Si quieres saber tú, hermano y hermana, cómo consuela Jesús íntima y dulcemente el alma, entonces, debes comulgar con piedad en los días de tus lágrimas y de tus desgracias. Verás como Él te ayuda a llevar tu cruz. Él, que llevó la suya, solo y sin consuelo por nosotros. El peso de la vida no se puede llevar sino con los auxilios y consuelo de Dios y la fuente de ellos está aquí, en el Santísimo Sacramento; en el tabernáculo y en la comunión Jesús es nuestro consolador. Ten presente, hermano y hermana, sin embargo, que los consuelos de Jesús no son para las almas que buscan los consuelos del mundo y que las maravillas de Santísimo Sacramento se descubren al espíritu en proporción que éste se desprenda de las vanidades y miserias de la tierra. Proponte, hermano y hermana, a partir de hoy, a no dar importancia a los consuelos humanos y contar siempre con los consuelos de Jesucristo en la sagrada eucaristía. Consuelos que nunca te faltarán. Vamos a acercarnos al Señor, es momento, es propicia la oportunidad. ¡Hoy es tu día! Acerquémonos al Señor ¡ÁNIMO!, ¡GOZO!, ¡ALEGRÍA!


— NOTA DEL AUTOR —


AMIGOS Y AMIGAS, esta oración con comentario incluido, forma parte de una larga lista de ellas y que movido por el Espíritu Santo, ofrendaba al Señor de Lunes a Viernes a las siete de la mañana, en un programa radial de opinión, en el que participaba en compañía de una periodista, en el cual mi persona le dedicaba tres minutos o más (dependiendo de la Producción y/o de Máster) a orar y analizar esa oración aplicándola a la cotidianidad de nuestra vida, de nuestros actos, de nuestras alegrías, tristezas, éxitos, fracasos, tragedias, tribulaciones, bonanza, prosperidad, bienestar, etc. Todo con la intención de establecer como verdad aquella según la cual Dios siempre está con nosotros, que todo lo que nos ocurre es para bien, que existe un plan o proyecto de salvación para cada uno de nosotros diseñado por el mismísimo Dios, cuyo cumplimiento, decisión y elección depende de ti. Así que —parafraseando la escritura bíblica— “DIOS NOS HIZO SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, PERO NO NOS SALVARÁ SIN QUE LE OFREZCAMOS ESE CONSENTIMIENTO”. Es decir, nuestro permiso y autorización. El Señor es un caballero, y estará siempre a las puertas de nuestro corazón, para que le abramos y que pueda entrar para guiar nuestra vida y ofrecernos su santidad, gozo, alegría, discernimiento, sabiduría, y sus infinitos dones espirituales y materiales.

Read Full Post »

Older Posts »