Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘antipatía’


Vídeo Reflexivo: “Renuncia a la violencia”.

Grabado el martes 30 de diciembre de 2008.

Trasladado a la red el lunes 19 de enero de 2009.

Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

La expresión “montó en cólera” resulta muy útil para graficar lo que trata este vídeo. Montar en cólera traduce asumir con rabia una situación o una cosa; es también asumir con agresividad y hostilidad las cosas que se nos presentan día a día en nuestra vida. La cólera es mala consejera para los seres humanos ya que ella nos lleva a tomar decisiones y a actuar de manera enceguecida, con ira, con violencia; elementos y factores que no son idóneos para resolver nuestros problemas en las situaciones difíciles que suelen presentársenos en el diario trajinar. Por ello resulta necesario que cada uno de nosotros lleve la vida con calma, que aprendamos a vivir las situaciones difíciles que nos toca vivir, de una manera muy reflexiva, sosegada, en calma, en paz y pidiéndole al Señor discernimiento, sabiduría, mucho equilibrio, paz, y mucha tranquilidad a la hora de tomar decisiones, no solamente aquellas importantes sino también aquellas de carácter cotidiano. Las decisiones que se toman basadas en nuestro carácter violento, en situaciones de ira, en condiciones de poca ecuanimidad o poca tranquilidad emocional, generalmente son decisiones que traen consecuencias graves para la persona que las toma. De allí que a la hora de tomar decisiones debemos mantenernos en calma, debemos dedicarnos a pensar, a tratar de que la paz invada nuestro espíritu, nuestra mente, nuestro corazón y nuestro cerebro, ya que de otra manera podemos cometer yerros en el actuar y causar daños a las personas, aquellas que inclusive son destinatarias de nuestros mayores afectos.

(Tomado de GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique. Comentario al Vídeo Reflexivo: “Los signos de la cólera” SPE / SPI 2008. Disponible en http://www.mervyster.blogspot.com).

Read Full Post »


Vídeo Reflexivo: “Los frutos de la simpatía”.

Grabado el jueves 11 de diciembre de 2008.

Trasladado a la red el miércoles 14 de enero de 2009.

Comentario de Mervy Enrique González Fuenmayor.

Ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia, República de Venezuela, América del Sur.

Poseer simpatía es un don y al mismo tiempo una actitud, una forma de conducirnos y un particular modo de actuar en cada una de las situaciones que nos toca vivir o en las profesiones o funciones que nos toca desempeñar. Aparentemente la simpatía pudiera ser algo con lo cual se nace. Ello de cierta manera es correcto. Genéticamente podemos ser simpáticos o antipáticos. De personalidad estable o inestable, de carácter severo o ligero, de hablar recio o suave; del mismo modo pudiéramos ser agresivos o pacíficos, introvertidos o extrovertidos, etc. Pero la simpatía aunque no se nazca con ella se puede cultivar, se puede desarrollar, se le puede enseñar a alguien antipático cómo no serlo y además desarrollar un aprendizaje para lograr ser simpático. En principio la simpatía nos viene de nuestras interioridades, de nuestra personalidad, de nuestras actitudes y de la forma en la cual percibimos el mundo que nos rodea, así como la calidad o características que particularmente le asignemos al modo de relacionarnos y a las relaciones sociales propiamente dichas. El lector sabe a ciencia cierta las consecuencias de mostrarnos simpáticos frente a nuestros géneros o actuar antipáticamente. En el primer caso resulta obvio que la adquisición de nuevos amigos, el buen trato en la relación relaciones con los terceros, el logro de las metas o propósitos perseguidos, tienen en la persona simpática casi todo el camino recorrido y evidentemente una gran ventaja para obtener mejores resultados en su vida social, económica, política, académica, religiosa y en cualquiera de los aspectos en los cuales se mueva. Para el antipático la vida, las relaciones sociales o de cualquier otro tipo, constituyen una cuesta empinada que le costará mucho subir, si no cambia su antipatía. Cuando este sujeto se vincula con los demás generalmente genera rechazo, contradicción y a veces en extremo: repulsión.

(Tomado de GONZÁLEZ FUENMAYOR, Mervy Enrique. La Nota Corta: Nosotros y la Simpatía. SPE / SPI 2008. Disponible en http://www.justicerman.blogspot.com).

Read Full Post »